La tienda en donde todo es doble, ¡Hasta los descuentos!

La guerra de las buenas y malas madres

| 27 mayo, 2014 | 61 Comentarios

Antes de casarme tenía seis teorías sobre el modo de educar a los niños. Ahora tengo seis hijos y ninguna teoría.”  John Wilmot

Sólo porque sea madre no significa que me importe lo que digas

Sólo porque sea madre no significa que me importe lo que digas

El tema de las buenas y malas madres es una discusión altamente recurrente tanto en la blogosfera maternal como en los diversos medios de comunicación.

Como siempre el Huffington Post, una fuente inagotable de polémicas gratuítas, ha realizado su particular contribución a la causa con un artículo en donde se afirma que el apego maternal podría ser un concepto más machista que Arias Cañete, artículo que para mayor escarnio aparece firmado por un profesional de la salud infantil.

Dejando a un lado los efectos beneficiosos del apego, cuestión en la que no voy a entrar ahora mismo porque no es objeto de este post, y cuyos beneficios y razón de ser están fuera de toda duda desde el punto de vista científico, tal y como el mismo autor del artículo reconoce, me gustaría centrar la atención del lector en un párrafo concreto:

La madre que quiere hacerlo bien se ve abocada a renunciar a su desarrollo profesional, se ve atada a la cocina preparando comiditas sabrosas y cupcakes, se encuentra en un eterno juego y multiplicando manualidades para conseguir que el apego no se resquebraje lo más mínimo, evitar el llanto del bebé se convierte en una obsesión. Vuelta a pañales de tela y métodos antiguos, vuelta a la dedicación a la casa, expulsando al padre que vuelve a ser el que trae el dinero a casa y ayuda en tan feliz maternidad. Todo parecido cada vez más, no a mi madre, sino a cómo vivió mi abuela o bisabuela, un retroceso en el tiempo imbuido de modernidad y mercantilización.”

En primer lugar, no entiendo muy bien qué tiene que ver el apego con renunciar al desarrollo profesional o con el uso de pañales de tela. Me parece un planteamiento excesivamente simplista. Entonces, ¿Una madre que vuelve al trabajo después de la baja maternal no puede criar con apego? ¿Y por qué se presume que todas las madres que usan pañales de tela están necesariamente apegadas a sus hijos? ¿Una madre que renuncia a su carrera profesional pero que no usa pañales de tela ni hace cupcakes está semiapegada a sus hijos?

No obstante, no era de esto de lo que os quería hablar. Me aburre profundamente esta batalla permanente entre las buenas y malas madres porque es una guerra trasnochada que ganamos hace ya mucho tiempo, el día en que la mujer alcanzó la igualdad jurídica con respecto al hombre.

Porque ahí mismo reside precisamente la libertad de la mujer; en el hecho de poder elegir, algo que en los tiempos de la abuela del autor era inconcebible (mi propio abuelo tuvo que firmar una autorización escrita para que mi abuela pudiese sacarse el carné de conducir).

Baño a mis hijos. Alimento a mis hijos. Enseño a mis hijos. QUIERO A MIS HIJOS. Sí, soy lo suficientemente madre.

Baño a mis hijos. Alimento a mis hijos. Enseño a mis hijos. QUIERO A MIS HIJOS. Sí, soy lo suficientemente madre.

Yo no soy precisamente sospechosa de comulgar con un estilo de vida tan tradicional como el que pinta el autor del artículo. Mis habilidades manuales son prácticamente nulas y hace ya mucho tiempo que me divorcié del menaje del hogar por falta de interés mutuo. Pero, si a una mujer le hace feliz dedicarse a su hogar, cuidar de sus hijos y de su marido y hacer cupcakes, ¿Por qué hemos de criticarla? ¿Acaso está haciendo daño a alguien con su elección?

El retroceso no es quedarse en casa si es lo que una desea y es el modelo de familia que ha consensuado con su pareja, el verdadero retroceso es no poder elegir libremente lo que una quiere hacer con su vida.

Del mismo modo, tampoco tenemos por qué presumir que una mujer que regresa al trabajo después de la baja maternal está menos apegada a sus hijos que una mujer que se queda en casa cuidándolos, o que una mujer que decide no amamantar a sus hijos les quiere menos.

Quedarse en casa o trabajar. Trabajar a jornada completa o a media jornada. Volver a tu antiguo trabajo o reinventarte profesionalmente para poder conciliar mejor.  Salir a trabajar y que sea tu pareja quien se quede en casa cuidando de los niños. Todas las opciones son válidas.

Cuando juzgamos de forma tan categórica las opciones de cada uno, frecuentemente pasamos por alto que cada persona está condicionada por sus propias circunstancias intrínsecas y extrínsecas, y que cada niño tiene un carácter distinto y unas necesidades diferentes en lo que a la crianza se refiere.

Quizá un niño más travieso requiera una actitud más firme, mientras que un niño más sensible necesite más mano izquierda. Si una mujer cría a sus tres hijos de forma distinta, ¿En base a cual de los estilos de crianza deberíamos juzgarla?

Es más, ni siquera estoy del todo segura de que la elección de uno u otro modelo de crianza sea una decisión plenamente consciente y enteramente volitiva, sino que también es una cuestión estrechamente relacionada con el carácter de cada una, algo que viene en gran medida determinado por la genética. Y tampoco es un hecho inmutable e inamovible, todas tenemos el derecho a cambiar de opinión cuantas veces nos plazca.

Parafraseando el Señor Wilmot, yo también era una gran madre antes de tener a mis hijos. A estas alturas, hago lo que puedo, como puedo y cuando puedo. Honestamente, creo que todas somos buenas o malas madres en un momento dado, y yo diría que regulares la mayor parte de las veces.

Incluso es bueno sentirse como una mala madre a veces, ya que de un sentimiento negativo puede aflorar una reflexión y una autocrítica que nos conduzca a mejorar nuestras habilidades maternales.

Estoy convencida de que la gran mayoría de las madres lo hacemos lo mejor que podemos, sea cual sea el modelo de crianza que hayamos escogido. Pero cuando nos enfrentamos unas con otras todas perdemos. Olvidamos que la verdadera riqueza reside en la diversidad y estamos tan enfrascadas en ganar la batalla que obviamos lo que podemos aprender de las otras. ¿A quién beneficia esto? Quizá a los editores de los periódicos, pero a nosotras seguro que no.

Cada niño es distinto y a lo largo de este complicado camino que es la maternidad, nos encontraremos con miles de asuntos que escapan a nuestro control. Y es precisamente esa incertidumbre la grieta que va minando la autoestima de las madres.

En cualquier caso, si realmente existen las buenas y malas madres –dejando aparte algunos casos sangrantesa quien realmente corresponde sustanciar esta cuestión no es al pediatra, ni a la suegra, ni a nadie de nuestro entorno, sino única y exclusivamente a nuestros hijos.

Hagamos lo que hagamos, nos van a juzgar por ello. ¿Pero por qué ocurre esto? Porque nos dejamos. Así de claro. Porque entramos al trapo y no marcamos los límites. Porque nos sentimos obligadas a justificar cada decisión que tomamos. Porque le damos una importancia que no tiene a juicios de valor superficiales y frecuentemente infundados por parte de gente que apenas nos conoce. Porque permitimos que la gente de nuestro entorno nos falte al respeto y todavía nos rebajamos a intentar justificarnos.

Sea como fuere, el problema no es que nos juzguen, el verdadero problema es que dejamos que nos afecte. Tenemos que aprender a respetar más a los demás pero, sobre todo, a respetarnos a nosotras mismas.

Si tu hijo es tímido será porque has sido una madre sobreprotectora, o bien porque tu hijo no ha aprendido habilidades sociales por falta de dedicación por tu parte. Si tu hijo fracasa en los estudios es porque le has presionado demasiado sentándote a hacer los deberes con él cada tarde, o bien porque no te has preocupado lo suficiente por su rendimiento académico.

Señoras madres, como la culpa va a ser siempre nuestra yo propongo que hagamos lo que nos de la real gana. Cerremos nuestros oídos ante los supuestos gurús de la maternidad y abramos nuestro corazón a nuestros hijos. Y el que quiera juzgar, que se prepare la oposición a juez. La maternidad es una labor demasiado compleja como para perder tiempo intentando agradar a los demás. Ladran, luego maternamos.

 

También te puede interesar

#ElTrabajoMasDifícilDelMundo: La respuesta está en el amor

#ElTrabajoMasDifícilDelMundo: La respuesta está en el amor

Imaginaos la siguiente escena. Una entrevista de trabajo cualquiera para una empresa cualquiera. A medida que se desarrolla la entrevista, las condiciones del puesto de trabajo se revelan casi inhumanas....Seguir leyendo →
Los niños de 3 años no son gilipollas (pero usted sí)

Los niños de 3 años no son gilipollas (pero usted sí)

Gracias al patio de vecinas (y vecinos) tuitero, ha llegado hasta mi conocimiento la publicación en el Huffington Post de un polémico artículo llamado Los niños de tres años son...Seguir leyendo →
¿Feliz? día de la mujer trabajadora. A mí no me felicites, gracias.

¿Feliz? día de la mujer trabajadora. A mí no me felicites, gracias.

Hoy es el día de la mujer trabajadora y la verdad es que no se muy bien qué coño estamos celebrando. A mí los días como este me ponen de...Seguir leyendo →
Ser madre... ¿Cara o cruz?

Ser madre... ¿Cara o cruz?

“Cuando bordeamos un abismo y la noche es tenebrosa, el jinete sabio suelta las riendas y se entrega al instinto del caballo”. Armando Palacio Valdés, escritor asturiano (1853-1938) Soy madre, con sus...Seguir leyendo →
Las sombras de mi maternidad múltiple

Las sombras de mi maternidad múltiple

Las sombras de la maternidad según Laura Gutman En la última semana se habla mucho en la blogosfera maternal de las sombras de la maternidad. Este término fue popularizado por la...Seguir leyendo →
Reflexiones III: Madres que no merecen serlo

Reflexiones III: Madres que no merecen serlo

Hay madres que lo son aunque nunca hayan parido, y mujeres que a pesar de haber parido nunca merecerán el título de madre. Hay madres que ya lo son mientras...Seguir leyendo →
Abajo las madres perfectas, ¡Vivan las madres reales!

Abajo las madres perfectas, ¡Vivan las madres reales!

Estoy harta de ver como famosas y famosillas posan monísimas y pluscuamperfectas en las puertas del hospital apenas 24 horas después de dar a luz. Y semanas después salen retratadas...Seguir leyendo →
Maternidad y etiquetas: ¡Manifiesto por la libertad de las madres!

Maternidad y etiquetas: ¡Manifiesto por la libertad de las madres!

El otro día tuve una interesante discusión acerca de la maternidad y la adecuación de las etiquetas que utilizamos para referirnos a los distintos estilos de crianza. En concreto, la...Seguir leyendo →

Sobre la autora Somos Multiples

Madre de mellizos prematuros que un día decidió abrir un blog para compartir su (in)experiencia personal con otras madres. Administradora de Somos Múltiples y de la tienda para gemelos y mellizos Tot A Lot. Adicta a las redes sociales. Más info en la sección Autores.

Etiquetas: , , , , , ,

Categoría: Maternidad

Comentarios (61)

Trackback URL | Feed RSS para los comentarios

Webs que enlazan a este post

  1. Mis blogs favoritos de Maternidad: 19-25 mayo | 28 mayo, 2014
  1. Pues yo debo ser de las “malas”, di biberón a mis mellizos, dormían en su cunita y nunca los dormía en brazos y volví al trabajo cuando tenían 2 meses y medio (soy autónoma), y he de decir que me da igual lo que digan, jamás me ha importado, tengo 2 hijos MARAVILLOSOS que comen y duermen de maravilla, son felices, los adoro y me adoran y estoy súper orgullosa de como lo estamos haciendo. Ahí queda eso! Olé!

  2. Los enfrentamientos no son beneficiosos. Lo único que conseguimos es malgastar energía y esfuerzo y si hablamos de madres no hay tiempo que perder ni energía para malgastar, tenemos esas personitas esperando lo mejor de nosotras. No permitáis que nadie decida por vosotras. Somos dueñas y señoras de nuestras vidas.

  3. Totalmente de acuerdo, de principio a fin. Me ha encantado el post. Creo que hay tantos tipos de madres como mujeres, y la mayoría hacemos, como bien has dicho, “lo que podemos”.

  4. Justo pensaba esto, ahora resulta que si elegí ser mamá de tiempo completo y poner pausa a mi carrera fue por la visión paternalista y esclavizante… Que no soy autonoma y regresé a los años 30… Jajaja que les da a esos “profesionales” de la salud y hembristas que de crianza no tienen idea. Peor es querer someter nuestro instinto y sentido común (el menos común de los sentidos) a esos estereotipos que no a todas nos quedan y a una que otra han sumido en depresión.

  5. Cada madre es un mundo y cada hijo es un mundo. No hay un manual sobre cómo criar a los hijos (por desgracia), pero el hecho de criarlos con la mejor voluntad del mundo ya nos convierte en buenas madres bajo mi punto de vista.

  6. lianxio dice:

    100% de acuerdo, estas guerras me parecen inútiles y de intolerantes. Gran artículo!

  7. Es una pena que en los tiempos en que vivimos tenemos que enfrentar a esas “máscaras”, que si es buena o no, yo creo q una buena madre es aquella que hace lo que se pueda para buscar el bienestar de su hijo, así como tiene que acoplarse a las necesidades de la unidad familiar…

  8. Ole ole y ole! Nada más que añadir.
    Bueno sí, ¿por qué tenemos que ceñirnos a un “modelo de crianza” concreto? ¿Acaso no tenemos ideas e instintos propios? Está bien leer, informarse, conocer todo tipo de opiniones, y luego aplicar lo que mejor nos vaya, a nosotros y a nuestros hijos.
    Enhorabuena, una vez más, das en el clavo.
    Un abrazo,
    Ana

  9. Celia Martin dice:

    Yo tmb soy autonoma y estuve de baja las 16 semanas mas las 2 por parto múltiple. Pero trabajaba desde casa! Yo estoy segura que todas lo hacemos lo mejor que podemos! ! ¿quien de vosotras no ha hechado alguna lagrimita el primer día de guarde de sus nenes? Seguro todas! !! Yo a los 4-5 meses les deje de dar la teta pq no la querían y lo pase bastante mal y me sentía mala madre! Ahora se q no es así! ! Un besito para todas multimamis! !

  10. Yo tampoko dí bibe, no colecho xq no me apetece y mis hijas se duermen en su cama sin problemas. Xa mi la maternidad esta siendo muy gratificante y creo q lo es para todas igual ya sea k demos teta o bibe o durmamos en manada o por separado.

  11. Ahora lo leere… Pero lo ideal no seria que nadia se fuera a los extremos?

  12. Esther Ruiz dice:

    Antes de quedarme embarazada pensé que curraría hasta el último día, luego tuve un embarazo horroroso que me dejó encamada todos los meses. Había hecho muchos planes: pecho, colecho, guardería,… Luego mis dos hijas nacieron sólo con 27 semanas de gestación. Pasaron 3 meses ingresadas: UCI, Semi-UCI y planta. Adiós a darles el pecho (leche materna pero con sacaleches y biberón hasta que se cerró el grifo), adiós al colecho… Y debido a su prematuridad adiós a guarderías, salidas, etc. No soy la madre más buena del mundo, ni soy la más mala. La vida no se puede planificar, como tampoco se puede catalogar a una madre por actuar de una manera u otra. Creo que mis hijas tienen la mejor madre del mundo, no por cómo les alimento o les hago dormir, simplemente porque las amo con locura.

  13. Yo le di pecho a mi princesa durante cuatro años pero eso no quiere decir ni que sea mejor ni peor que otras madres cada una educa a su manera y cría como quiere o puede lo importante es hacerlo con amor y mucha ternura y eso lo ssbemos hacer todas las madres

  14. An Gonzales dice:

    Hola yo respeto la criansa de cada mamà no todas pensamos igual yo tengo 3 hijas y no las puedo crias a las 3 x igual todo es diferente en cada esperiencia . Pero no hay nada mas lindo q ser mamà

  15. Cada niño tiene unas necesidades y haces lo que puedes para hacerle feliz, mis mellizos son completamente diferentes, una se duerme solita en su cuna, al otro hay que dormirle en la cama… A uno le gustan los purés a la otra los trozos…

  16. yo creo q una mala madre es quien abandona a su hijo para hacer otras cosas como por ejemplo salir abailar,(qno esta mal)realizar viajes sin llevara su bebe,tener bebes para retener auna persona q a la larga quien sufre es la criatura,ser madre no. Significa dejar de ser mujer,pero si es una eleccion de. Vida y se va. Aprendiendo dia a dia…no depende si se le da el pecho o no,porq a muchas mujeres no les baja leche y tiene q alimentar a su hijo de otra manera…al igual q si es parto natural o cesaria,si somos mejores o peores madres se refleja en la mirada de nuestro hijo y en su felicidad!yo me paso las 24 hs del dia con mi hija y soy la persona masfeliz del mundo y se q cuando me toque trabajar es para darle un futuro a ellos,para q tengan una buena educacion…

  17. Una madre es la mejor madre para ese ser humano…..incluso una misma mamá puede ser distinta con hijos distintos…….tolerancia !!!

  18. Yo tengo muy claro q las decisiones q toma cada madre son las mas adecuadas según la situación y circunstancias de cada momento. No creo que se quiera mas x dar pecho o menos x dar biberon. Ni mas x colechar q x no colechar. Todo lo q una madre decide es x el bien de la familia y x tanto todas las opciones son de respeto pleno x mi parte. (Todas las acciones de crianza, nunca el maltrato)

  19. A veces no se puede dar el pecho pq no se puede. ..x lo q sea. No soporto las q van x ahi insinuando que haces mal y deberias hacer un esfuerzo. Sin saber las circunstancias personales. …Nosotras tuvimos problemas con eso pq no estuvo su mama con ellos enseguida y les dieron biberon. Ahora esta relactando, pero para mi es igual de buena madre que de la otra forma! !!!! No se debe juzgar!

  20. Marta no te justifiques, yo tampoco pude dar pero si no hubiese querido dar tampoco debo ser juzgada, como tampoco debe serlo una mami q todavia amamanta a su hijo de 4 años

  21. Lo que yo creo es que la crianza de los hijos recae casi en exclusiva en la mujer y, a pesar de que es una riqueza para el propio Estado, está completamente desvarolizado y apenas hay ayudas. Lo que deberiamos tener son horarios normales que nos permitieran conciliar nuestras vidas a hombres y mujeres y poder atender correctamente a nuestros hijos. De esta forma no tendriamos que renunciar a nuestra carrera profesional

  22. yo siempre he dicho que toda lo hacemos como mejor podemos y/o queremos, que el instinto esta, no hay una cosa mejor que otra dentro de los temas que llevan a estas discusiones de ser buena o mala madre.

    Yo recuerdo que cuando supe que iba a tener mellizas tenia que tener organizado todo, comidas, horas de sueño, baño… todo muy estructurado… No di el pecho, duermen en mi cama desde hace unos meses, porque quieren y yo quiero… Van a la guardería desde que tenían mes y medio. Y en la actualidad son dos niña sanísimas, que juegan, ríen y hacen un montón de trastadas…(muchas de estas cosas fueron, son y serán criticadas)

    Pero sabéis que… por el momento hago lo que puedo, bien o mal, el tiempo me lo dirá. Pero si consigo que lleguen a lo que ellas quieran, a cumplir sus sueños, a ser felices… entonces dentro de unos años, buscare este post y diré: Gente he sido una de las mejores madres del mundo, porque he sido capaza de guiarlas para que obtenga lo que quieren en la vida y ser felices.

  23. Eva M dice:

    Muy bien dicho, un gran artículo. Estoy de acuerdo totalmente y aplaudo también a todas las madres que han comentado, todas somos buenas madres porque amamos a nuestros hijos de forma infinita.

  24. Gracias por este articulo, gracias!!! Soy psicologa infantil y familiar y esburgente publicar mas cosas como esta

  25. 1mamapara2 dice:

    No podrja estar mas de acuerdo contigo, excelente post, para mi la clave también es poder elegir y me siento muy afortunada de haber podido hacerlo.

  26. Estoy totalmente de acuerdo con la publicación y tengo que decir que hay críticas para todas, hagas lo que hagas: A mí me critican porque no llevo a mis hijos a la guardería y les he dado pecho hasta el año. No le veo el sentido. Y parece que si no sales a ganar dinero eres una dominada.
    Lo único que no puedo justificar es la que no da pecho simplemente porque no quiere, es una decisión egoísta y no la puedo aplaudir.

  27. Pero tu sabes xq no quiere? Tengo una amiga operada de cancer de mama sin masectomia y no quiso dar pecho (aun pudiendo) xq para ella sus pechos han sido un trauma. Quien eres tu para juzgar? No juzguemos! Siempre hay algo detras de una actitud…

  28. Totalmente de acuerdo Adriana!! Cada uno tiene que vivir su paternidad cómo mejor sepa y pueda. Ya sabes que yo soy de las que me mola la casa, las manualidades,… eran tantas mis ganas de dedicarme a ellos, que creo que me he pasado. Como tú dices, eso va con el carácter. Yo soy así, me gusta y punto. Pero para nada es obligación de la madre dejarlo todo para criar a su hijo, también están los padres, abuelos, profesores, cuidadores, etc… Cada uno con sus circunstancias hace lo que puede.
    Me ha encantado el post ¡Qué lista eres! Es que me acomplejas ja,ja,ja… 😉
    Besets
    Angélica.

  29. Me ha encantado el post xq refleja lo que yo siento, no soporto a las madres q creen q ellas lo hacen todo bien y quieren q tu hagas lo q ellas han hecho (en ese saco entran mi madre y mi suegra, jajaja). Yo soy la madre de mis hijas, la q las conoce, la que lucha cada dia para q su vida, la de mi marido y la mia sea lo mejor posible. Creo q lo mas importante es seguir el propio instinto y tener claro lo q hacerms y xq lo haces. Ser madre es muuuuy difícil, seguro q nos equivocamos en muchas cosas pero como lo hacemos plenamente convencidas de que es lo mejor no lo considero un acto reprochable. Que cada una haga lo q buenamente pueda xq es la tarea mas complicada q tenemos en esta vida. A veces me he equivocado y os aseguro q me he dado cuenta yo solita, no necesito a mi lado a una persona q me diga “te has equivocado, tienes q hacer esto o aquello” necesito personas q me digan “estas aprendiendo sobre la marcha, lo estas haciendo muy bien”. Y eso es lo q quiero transmitir a las madres “LO ESTAMOS HACIENDO MUY BIEN”!

  30. También pienso que cada madre intenta hacerlo lo mejor que puede o sabe pero nunca actuará bien a ojos de todo el mundo: unos defienden la teta y otros el biberón; que si el porteo o el carrito; que si en brazos o dejarlos llorar, que si siguen con tu trabajo los desatiendes pero si no trabajas te debería dar vergüenza ser una mantenida. ¡Así no se puede vivir!

  31. Ana Maeso dice:

    Cuanta razón… deberíamos respetarnos las unas y la otras, y no creernos mejores o peores por elegir una opción u otra. Pues no todas tenemos las mismas situaciones familiares o personales. Yo digo, que amamanté a mi hijo hasta el cuarto mes, al reincorporarme decidí sacarme la leche y dársela en bibe hasta los once meses y ahora toma leche de continuación. Lo hice así porque creía y creo que estoy haciendo lo correcto, y nadie debe juzgarme. Yo respeto a aquellas madres que por el motivos que las mueva, deciden no darle el pecho… Volví al trabajo a las 16 semanas de baja porque mi situación economomica no me permite siquiera, reducirme la jornada, y sí, practico el colecho, casi todos los días, porque me gusta, y punto. La única mala madre es aquella que maltrata a su hijo, lo abandona nada más nacer en un contenedor de basura o lo mata. Esas son las malas madres….

  32. Yo no lo comparto… no es verdad es la mujer pueda elegir entre quedarse en casa o su carrera profesional. Muchas mujeres no tienen más remedio que trabajar porque necesitan un sueldo y otras, aún queriendo, no las contratan

  33. Amparo dice:

    Hola.

    Bueno, mas de acuerdo no puedo estar. Buscar el modelo perfecto de madre o peor, exigirlo es de locos. Ser madre no es facil y cada niño es in mundo. Yo tengo tres, y no hay comparacion el uno con el otro.

    No se tiene que exigir ser la mejor madre, sino hacer lo posible para criar adecuada y felizmentr a los hijos.

    Como bien dijiste, tambien cabe tener en cuenta las madres, que somos humanas, y tenemos nuestros defectos como todos, y a eso le añades la situacion personal, pues no se nos puede pedir tanto. Llegamod hasta donde se puede, y aso somos unas heroinas.

    Yo me siento asi. Porque aunqie me es dificil por como me encuentro, que por razobes personalrs, sufro ansiedad y depresion. Congenio todo, mis hijos siempre tienen todo, y me esfuerzo en que sean felices. Se que debria mejorar cosas y que me equivoco mucho, pero hago segun mis capacidades. Si muchas cosas de mi vida mejoraran, yo tambien, pero todo influye y no somos de hierro para estar en plena forma apesar de todo lo que hay en nuestro entorno de malo.

    De las cosas que no he durado casi y suelo ser criticada pot amigas, familiares y comadronas es por no amamantar. Deberas creen que se hace por egoismo? Yo no me sentia capaz sufro psicologocamente, no obtuve toda la ayuda necesaria para compaginar todo, perdi muchos kilos ppr ello y no tenia fuerza ni para mis cosas. Si daba el pecho el marido se enfadaba porqur la casa no estaba ordenada, porque no hacia la comida o porque mis otros hijos estaban desantentdidos. Que hago? Doy el pecho pero rompo mi matrimonio y me hundo mas? o no doy el pecho pero mantengo buena relacion con el marido y me voy recuperando de mis males postparto?

    A veces o muchas veces mejor dicho, noa sentimos obligadas a sacrificar algo. Pero no contamos a los demas nuestros problrmas porqur son intimos.

    Hay qur buscar excusas para los demas y no meternos. Como mucjo aconsejar desde el punto de vista de cada uno, pero sin obligar. Ninca habra un modelo unico de madre. Cada madre es diferentr, cada hijo, cada padre, cada situacion, cada casa, cada vida. Asi como nunca seremos todos blancos o negros, no se puede pedir eso.

    Ylos debates de ese tipo son una perdida de tiempo. Yo prefiero ignorarlos.

  34. Cada una hace lo que puede, esa es una gran verdad… hasta cuando parece que hacemos lo que queremos, estamos condicionadas por algo: prejuicios anteriores a la maternidad, el modelo de madre que nos tocó (que seguimos fielmente o al que tratamos de contraponernos), el padre de nuestro hijo (presente, ausente), la pareja (que acompaña, que abandona), la red de apoyo (también presente o ausente), los conocimientos que tenemos, aquéllos en los que nos justificamos, la plenitud emocional o las carencias afectivas que arrastramos, la fe en nosotras mismas, nuestra situación económica, la posibilidad de conciliar trabajo y familia o la necesidad de salir corriendo al trabajo lejos de casa, el placer por estar en la casa o la “claustrofobia” (yo soy de las que se quedan, pero muchas mamás me confesaron que no saben cómo hago, que ellas se volverían locas… bueno, yo escribo y estudio mientras soy mami). En fin… mientras siempre tengamos en mente a nuestros hijos para decidir, todo está bien. Porque yo sí creo que es necesario superponer las necesidades de nuestros hijos a las nuestras propias, y yo sí creo que hay mujeres que no lo hacen, y aunque seguramente tendrán sus motivos y sus causas, no siempre es su derecho, cuando ese supuesto derecho violenta al derecho de sus propios hijos. Pero quien es una para juzgar, no?

  35. Mamá Robinson dice:

    Poco mas que añadir, si no nos respetamos nosotras no hay nada que hacer. Lo importante es que hagamos lo creemos que debemos y nos sentamos bien con ellos.
    Mil besos

  36. Pero puedas o no elegir nadie tiene derecho a criticarte por trabajar o por no hacerlo

  37. Ni tampoco a hacerlo por querer criar con respeto

  38. CUANTA RAZON EN POCAS PALABRAS.

  39. cada madre es un mundo y cada hijo es un mundo

  40. Yo creo que en general las mamis múltiples estas polémicas las tenemos un poquito más superadas, dos bebés de golpe son una circunstancia lo suficientemente desbordante como para andar a golpes de pecho y con heroicidades.

  41. Eva Álvarez dice:

    Hay muchísima petarda que xa reivindicar que lo suyo es lo mejor ataca a degüello a las demás.

  42. Me ha gustado mucho el artículo y lo firmo letra por letra, agradezco que mi modesta aportación en el Huffington haya servido para desarrollar este precioso post defensor de la crianza y la maternidad, si es que había que defenderla. Esa es mi intención también, hacer recaer el foco sobre la extravagancia y los extremismos que quitan libertad a la madre y al padre en sus decisiones sobre su “manada”. No es raro la madre que acude a nuestras consultas agobiadas por si “lo estoy haciendo mal” “he leído, me han dicho” exceso de presiones que a veces la madre interioriza como una crítica a su forma de actuar y de decidir. Tan solo una crítica a tu artículo si me permites, yo no creo que la mujer este totalmente liberada como dices, ni cobra lo mismo que el varón a igual puesto, ni accede a los mismo puestos, no hay más que ver los comités de dirección de las empresas, cierto que en la madre está la libertad de decidir abandonar su profesión por dedicarse a la crianza, pero el señor director general ¿tiene la misma actitud?

    • Hola Jesús,

      En primer lugar, muchas gracias por comentar en el post.

      En cuanto a los extremismos, es difícil postular sobre ellos ya que lo que para uno puede ser un extremo, para otro puede resultar una tibieza. Lo que yo creo que es que cada uno debe criar conforme a su carácter y a su forma de vivir la maternidad, ni más ni menos. Pero no porque lo diga un libro o porque lo diga la presión social, sino porque es la forma particular en que tú sientes la maternidad. Creo que criar en contra de tus instintos, porque es así “como se debe hacer”, no puede traer muy buenas consecuencias.

      Y en cuanto al exceso de presiones, pues sí, las hay, pero también tenemos parte de culpa nosotras por dejar que ese tipo de presiones nos afecten, como digo en el post, tenemos que aprender a respetarnos nosotras mismas y a no dar tantas explicaciones sobre lo que hacemos o dejamos de hacer.

      Y en cuanto a la liberación de la mujer, me refería a la libertad de adoptar una decisión sobre su futuro laboral en su esfera más íntima, claro que la igualdad “de facto” es otra cosa bien distinta. Es un tema en el que estoy de acuerdo contigo y que trato en este post: Feliz día de la madre trabajadora, ¡A mí no me felicites, gracias! y también en este otro post en el que cuento como me despidieron después de tener un aborto: Los Reyes Magos no existen y la igualdad tampoco.

      También hay que tener en cuenta las distintas profesiones que tenemos cada una. Mientras que una compañera tuya pediatra o una arquitecta pueden querer salir a trabajar para sentirse realizadas y porque sienten vocación hacia lo que hacen, hay otros trabajos generalmente menos cualificados en que ello no ocurre.

      Y por último, sobre los papás, yo soy defensora a ultranza de la igualdad. De hecho otra cosa que no me gustó mucho de tu artículo es que de alguna forma insinuabas que la crianza con apego excluye al padre. Yo he colechado con mis mellizos, les he dado teta hasta que han querido, les he porteado y todas esas cosas y te garantizo que mi marido no ha parado ni un minuto de hacer cosas desde que nacieron.

      Pero sí, es verdad que hay mujeres que excluyen al padre deliberadamente “porque no sabe hacer las cosas bien” (algo que muchas veces significa que no hace las cosa como las hago yo), y también hay padres que no tienen el más mínimo interés en cuidar de sus hijos.

      No obstante, aunque mi opción personal pase por una igualdad en este sentido, admito también que otras parejas y familias puedan tener visiones distintas, siempre y cuando las dos partes estén cómodas con el papel que les ha tocado. Aunque también es cierto que los hijos tienen derecho también a tener un padre presente en sus vidas, y el papel de padre es absolutamente imprescindible y relevante para la educación de una persona.

      Yo si que conozco parejas donde, por ejemplo, es la mujer la Dtra. General, y es su marido quien se ha reducido la jornada para apoyar el desarrollo profesional de la mujer.

      También opino que la conciliación laboral no es un asunto exclusivo de los padres y madres, creo que los horarios de trabajo que hay en España son una verdadera castaña y que todo el mundo debería tener derecho a conciliar su vida personal, ya sea para cuidar de sus hijos, de su madre o para ir a jugar al golf. Vamos, que debe haber un equilibrio entre la vida personal y la profesional.

      Y para terminar, una pequeña anécdota acerca de una compañera tuya. Resulta que yo decidí quedarme dos años en casa cuidando de mis mellizos, que además por razones de salud no debían ir a la guardería hasta los dos años, y en ese tiempo nadie me preguntó por mi marido cuando iba sola al médico. Hace poco decidí volver a trabajar, y entonces cambiamos al turno de tarde del ambulatorio para que mi marido pudiera llevar a mis hijos al médico, y ya el primer día la compañera tuya que nos correspondía lo primero que pregunto fue que donde estaba la madre de los niños (en una revisión normalita del niño sano). No se si era una crítica personal hacia mí por no estar allí, o era de esas personas que piensa “que los padres no se enteran”, pero decididamente me sentó fatal.

      De nuevo gracias por comentar mi post y enriquecerlo con tus aportaciones,

      Adriana

  43. No cambiaba ni una coma. Muy grande. Respeto y autorespeto. Y más apertura. Como dice mi madre, “hagas lo que hagas estará mal” (para alguien). Todas somos buenas y malas, y los padres, y los abuelos, incluso los hijos. Así que más vale ser autocrítica, aceptarse, y hacer lo mismo con los demás. Besos a todas (y todos). 🙂

  44. Yo creo q la madre buena es la q se forma en condiciones, la q está dispuesta a plantearse, formas de crianza q rompan con “lo de siempre”, aunque al final se queden con lo tradicional por convencimiento, y no porque “conmigo lo hicieron así” o porque sea la tendencia social, q no siempre es lo mejor. Madres q salen de lo q ya conocen y se forman más, comparando diversas formas de crianza muy antagónicas, porque a lo mejor las hay mejores q la suya propia, sin conformarse con lo q ya hace, buscando mejorar cada día . Buena madre es la q busca lo mejor para sus hijos, aunque suponga un sacrificio para ella, aunque si el sacrificio hace q esté mal la mami mejor buscar otras alternativas, porque una madre desquiciada por una opción no es lo mejor para un hijo. Podría seguir, pero creo q se entiende q a lo q me refiero es q hay q leer, valorar todas las opciones, y no creerme de antemano q “la mía es mejor”

  45. Para mí me vale con hacerlo lo mejor que sé y que puedo, intentar siempre hacerlo así, querer más que a nada a mis niñas y verlas felices y contentas todo el día. Los que piensen que soy una mala madre por ciertas cosas en mi crianza, les diría, pues sí lo soy. Así igual ya no me lo repiten más. Qué manía por dios de decir a los demás lo que tienen que hacer. Todas las opciones son válidas si son con mucho amor y queriendo lo mejor para ellos. De hecho, con un mismo niño, no siempre hacemos lo mismo, con hijos distintos, no siempre criamos igual, aunque tengan la misma edad. Porque no todo el mundo tiene las mismas necesidades, los niños tampoco.

  46. Mis hijas nacieron de 35 semanas y nunca se prendieron al pecho por lo que tomaron sancor prematuro desde el primer dia de vida hasta los 6 meses… y bueno no soy la mejor ni la peor madre pero trato de hacer las cosas bien lo mas que puedo…

  47. Jimena dice:

    Con los mellizos, de casi 3 años, que nacieron a las 33 semanas y estuvieron un mes internados, logré lactancia exclusiva 6 meses y seguimos hasta los 2 años y medio, y todavía con una de ellas semicolechamos porque ella lo pide y no nos molesta, me lamento de no haber conocido sobre porteo porque lo hubiera practicado!!! Sobre todo para contenerlos cuando estaba sola con los 2 y lloraban a la vez! Ahora que la conozco, creo “científicamente” en la crianza con apego, probablemente porque al saber que tendríamos 2 me puse a leer mucho sobre crianza, en cambio cuando tuvimos a la mayor, de casi 8 años solo la amamanté hasta el año y medio, aunque si colechamos; pero, por otro lado no pude tener ningún parto natural y trabajo desde que tienen 3 meses, osea que una cosa no quita a la otra!!!, también creo en la igualdad con el padre en cuanto a las cuestiones de crianza y no creo que el apego los desplace, excepto por la cuestión obvia de que ellos no pueden amamantar, PERO definitivamente adhiero a no prejuzgar a nadie por su manera de criar, excepto como dicen varias, a quienes abandonan a sus hijos o los maltratan! También coincido en que todas las que hacen lo que creen que es mejor por el bien de sus hijos son BUENAS MADRES!

  48. Bueno bueno bueniiiiisimo, nos has ledio el pensamiento. Tenemos que hacer los que nos de la real gana!!!!

  49. Quica dice:

    Desde que tengo uso de razón mi lema fue, es y será: Tolerancia y respeto, que van unidad porque considero que hay que respetar las ideas y las creencias cuando son diferentes a las tuyas. Y empatía, hay que conocer a la persona para ponerse en su lugar y tener la capacidad de saber lo que siente e incluso lo que piensa. Tenemos cerebro ¡vamos a usarlo,no? Así estoy intentando enseñar a mis hijas, puede ser que me este equivocando o puede ser que no. El trabajo de los padres es complejo. Y creo que cuando seamos abuelitos y veamos a nuestros retoños adultos sabremos si nos ha ido bien o no. Mi padre tiene 66 años en la actualidad y es ahora cuando en muchas conversaciones que mantengo con el me dice dónde cree él que se equivocó conmigo y con mi hermana. Y… eso es malo?

    Se puede dar una opinión pero ¿quienes somos para juzgar o criticar?. A lo mejor soy muy dura pero cuando mis hijas vienen llorando del cole porque un niño/a les ha insultado, les ha dicho que están ´gordas´o incluso que son ´feas´(tengo claro que cosas de niños pero para ellas en esta edad esas palabras son un mundo y para mi como madre me duele verlas afectadas…) siempre las digo que, con las mejores de sus sonrisas y con el tono de voz normal, les pregunte: ¿Te has mirado tú al espejo para decirme lo que yo soy?.
    Las madres somos diferentes y a la vez tan iguales… Queremos lo mejor para nuestros hijos y lo hacemos de la mejor manera que podemos y sabemos (hay excepciones, pero soy de as que piensan que esas excepciones son por un problema mental).

    Mis felicitaciones por tu post 🙂

  50. Bueno. Es una discusión interesante si ambas partes se tratan con respeto. La maternidad conlleva renuncias. Y la discusión tiene muchos matices!

¿Y tú qué opinas?

Comparte esto con un amigo