La tienda en donde todo es doble, ¡Hasta los descuentos!

El momento perfecto para ser madre no existe

| 2 julio, 2014 | 19 Comentarios

momento perfecto ser madre Creo que nunca le he dedicado tanta energía mental a ninguna otra cuestión como lo hice en su momento para dilucidar cuál era el momento exactamente perfecto para ser madre.

No buscaba un momento bueno, ni un momento adecuado o medianamente apto, no, yo quería encontrar el momento absolutamente perfecto y no pensaba conformarme con menos.

Buscaba incansablemente la cuadratura del círculo y mi cerebro no dejaba de echar humo mientras analizaba exhaustivamente todas las posibles variables que debía tener en cuenta para elaborar mi particular análisis de riesgos.

Pero claro, esto del momento perfecto es un cuchillo de doble filo en donde ambos extremos se tocan.

Porque cuando las cosas te van bien profesionalmente, quizá no es un buen momento para ser madre pensando en tener que renunciar a las hipotéticas oportunidades profesionales que pueden surgir.

Y cuando las cosas no van bien, y uno se encuentra en una situación de inestabilidad laboral o incluso en paro, pues peor todavía. ¿Quién en su sano juicio se pondría a buscar un hijo en esa tesitura?

Tantas vueltas le di al tema que, cuando al fín me decidí después de muchos meses de acoso por parte de mi instinto maternal, resultó que no podía ser madre por medios naturales y de nuevo la vida me rompió los esquemas.

Desde que empecé a desear ser madre hasta que al fin tuve a mis hijos entre mis brazos pasaron 35 largos y tristes meses incluyendo:

  • 1 cambio de trabajo
  • 1 operación para dejar bien preparado mi cuerpo
  • 1 tratamiento de reproducción asistida
  • y un reguero interminable de lágrimas.

Me arrepiento de no haberme dejado llevar por mi instinto desde el principio, y de haber renunciado a mis deseos sólo para seguir haciendo méritos en una empresa en donde me echaron a la calle igualmente en cuanto detectaron mi peligro biológico.

Me arrepiento de haber dado tantas vueltas en círculos, atormentada por mi enorme sentido de la responsabilidad, sólo para acabar exactamente en el mismo punto muchos meses después y con una enorme mochila llena de frustración a mis espaldas.

Me arrepiento de haberme dejado dominar por mis miedos y de haber buscado todo tipo de excusas para no afrontar mis verdaderos sentimientos. Tenía todo para poder ser madre en ese momento, pero fui incapaz de darme cuenta hasta mucho tiempo después.

Y lo que personalmente aprendí de toda esa experiencia es que lo mejor es enemigo de lo bueno, y el momento perfecto para ser madre no existe. Aprendí que la vida no es pura estadística, sino también una buena dosis de azar, y que un hijo no es un proyecto, sino un regalo, un privilegio, un pequeño milagro.

Sea cual sea la decisión que tienes que tomar, la respuesta está siempre dentro de tí, y ante la duda, haz lo que te pida el cuerpo.

Así que deja de planificar, ¡Y vive!

 

También te puede interesar

Lo que la maternidad se llevó (y no pienso devolver)

Lo que la maternidad se llevó (y no pienso devolver)

Hace unos meses escribí un post en el que hablaba acerca de todas esas cosas a las que uno se ve obligado a renunciar con la llegada de la maternidad...Seguir leyendo →
Madres de gemelos con 60 años, ¿Instinto maternal, capricho o locura?

Madres de gemelos con 60 años, ¿Instinto maternal, capricho o locura?

En los últimos años, cada vez son más las mujeres de más de 50 y 60 años que acuden a las técnicas de reproducción asistida en busca de un hijo....Seguir leyendo →
Ser madre... ¿Cara o cruz?

Ser madre... ¿Cara o cruz?

“Cuando bordeamos un abismo y la noche es tenebrosa, el jinete sabio suelta las riendas y se entrega al instinto del caballo”. Armando Palacio Valdés, escritor asturiano (1853-1938) Soy madre, con sus...Seguir leyendo →
Lo que la maternidad se llevó (y aún no me ha devuelto)

Lo que la maternidad se llevó (y aún no me ha devuelto)

Cuando la maternidad llega a tu vida te trae muchas cosas nuevas, pero también te roba descaradamente otras tantas costumbres sin dignarse a pedir permiso. Algunos de estos hábitos volverán con...Seguir leyendo →
Reflexiones IV: El instinto maternal, ¿Existe?

Reflexiones IV: El instinto maternal, ¿Existe?

  Yo era de las que pensaba que el instinto maternal no existe, hasta que lo viví en mis propias carnes. Un día, sin previo aviso, unas ansias irrefrenables de propagar...Seguir leyendo →
Los Reyes Magos no existen y la igualdad laboral tampoco

Los Reyes Magos no existen y la igualdad laboral tampoco

Digan lo que digan la igualdad laboral entre hombres y mujeres no existe. Esto no lo he descubierto ahora, en realidad lo se desde hace varios años. Y es que...Seguir leyendo →
El jardín de los sueños rotos

El jardín de los sueños rotos

La primera vez que ocurrió me pilló completamente desprevenida, con la guardia totalmente bajada y una ilusión inmensa que ocupaba todo mi pensamiento y no dejaba ningún resquicio al miedo....Seguir leyendo →
Luchando contra la infertilidad: No poder tener hijos es...

Luchando contra la infertilidad: No poder tener hijos es...

“Gutta cavat lapidem, non vi sed saepe cadendo” (La gota horada la piedra no por fuerza, sino por constancia) Publio Ovidio Nasón   No poder tener hijos es como si tu vida se quedase...Seguir leyendo →

 

Sobre la autora Somos Multiples

Madre de mellizos prematuros que un día decidió abrir un blog para compartir su (in)experiencia personal con otras madres. Administradora de Somos Múltiples y de la tienda para gemelos y mellizos Tot A Lot. Adicta a las redes sociales. Más info en la sección Autores.

Etiquetas: , ,

Categoría: Maternidad

Comentarios (19)

Trackback URL | Feed RSS para los comentarios

  1. Yo hice caso al instinto y planeamos el segundo embarazo ya que nuestra primera hija llegó de sorpresa, ya pasados 7 años, terminando la universidad, con departamento e ingresos estables, era el momento para otro bebé y luego de los 6 meses “de rigor” a la guardería y yo a la maestría… Todo estaba perfectamente resuelto y al segundo mes de intentar, la prueba dio positivo… Y llegó el día de la eco “Gemelo 1, gemelo 2”: perinatologo, hospital público, prematuros, UCIN… Así que estoy totalmente de acuerdo, planear nos da una guía pero la naturaleza nos sorprende y hay que desviarnos y, en mi caso, debo decir que me puso en el mejor de los caminos ya que descubrí que tengo más apoyo y amor del que creí sin duda me ha dejado grandes lecciones.

  2. Es así. Yo no le daba muchas vueltas, era joven cuando me casé, pero en la familia donde me crié casarse es sinónimo de tener hijos, casi casi te los piden cuando regresas de la luna de miel. Pero en mi caso personal, no me gusta que los demás me digan qué, donde y cuando hacer las cosas, así que después de 7 años de matrimonio, él en paro y yo acababa de terminar mi contrato, un día cenando tocamos el tema, y empecé a desear ser madre a partir de esa conversación. Pasados unos días, pedí cita con el médico de cabecera por otras razones y cuando me preguntó si creía estar embarazada, dudé y me pidió hacer el test… y así fue como me enteré de que ya estaba embarazada, de 6 semanas descubrí después… Tienes razón, un hijo, no se planifica si no que te planifica él a ti…

  3. Yo no planifique ninguno. . de hecho jamás pensé en eso. . mi primer hijo Lo tuve a los 18 años “sorpresotaaaa” y 20 años después otra “sorpresota” y Está vez si q lo fue! Ya q eran gemelas!!!! Casi me infarto! Aún así le doy gracias a dios q son sanos hermosos y no pudieron llegar en mejor momento. . Amo profundamente a mis 3 tesoros amados. .. :’)

  4. mi primer hijo vino sin pensarlo jamas lo planee el segundo si que los busque y lo perdi y el tercero tampoco fue buscado y vinieron mis princesas

    • mamitanita dice:

      La vida es así, tu panea que ya se encarga ella de trastocar todos tus pensamientos. No se porque gastamos ni una gota de nuestras neuronas en planificar. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia! Pero así somos, queremos atar todos los cabor, no descuidar nada. Como bien dices, a vivir!

  5. Nosotros decidimos intentar tener hijos despues de casarnos, y mis mellizos nacieron 9 meses posteriores a mi boda, quede embarazada en el primer intento y por partida doble. Lo gracioso fue que decidimos casarnos, comprar casa etc. Porque yo estaba trabajando muy bien en dos sitios… fue quedar embarazada y quedarme sin trabajo… ese panico que le tienen los empresarios a las embarazadas es increible… la cuestion es que no hay momento perfecto a mi entender.

  6. Yo sí lo planifique, después de darle muchas vueltas. Pero tenía claro que sí no lo hacia entonces no lo hacía nunca. Y lo pensamos mucho porque mi marido ya estaba en paro. Y ¡sorpresa! Vienen dos. El resto la mayoría ya lo sabéis, sufriendo acoso laboral y al final a la calle. Pero, si, era el momento perfecto, de eso estoy segura

  7. La vida es magica y milagrosa, y nos cuesta llegar a comprender que lo que Ella tiene de transcendente depende muy poco de nosotros, sólo la experiencia (como tu la tuviste) nos hace abandonar esa ignorante soberbia de creer y querer controlarlo todo, nos tornamos así más humildes y agradecidos por las bendiciones que nos tocan, pues llegamos a comprender que lo más hermoso de la vida son regalos y no logros. A los 10 meses de mi primera hija, de sorpresa, sin buscar, quede embarazada de mellizas. Nadie planearía una locura así jajaja. Por eso creo que la vida y dios siempre sabrán mejor que nosotros lo q nos merecemos y q nuestra imaginación nunca será tan fantásticamente hermosa que la realidad.

  8. Completamente de acuerdo. No existe ese momento perfecto. Nosotros esperamos a tener carrera universitaria, un puesto de trabajo más o menos estable, unos cuantos ahorros y al fin nos lanzamos y el embarazo llegó a los 6 meses. Tras la baja de maternidad yo perdí mi trabajo (ya ves tú, si lo llego a saber me hubiera quedado embarazada más joven) pero ¿si hubiera retrasado aún más la edad de maternidad hubieran ido mejor las cosas? Ahora nunca lo sabremos, pero sospecho que podría haber sido incluso peor y además con posibles complicaciones para lograr el embarazo por medios naturales, cosa que esta vez no nos ha pasado.

  9. Yo tb buscaba el momento ideal hasta que mi instinto fue mas fuerte que mi razonamiento. Siempre he pensado que nunca hay un momento “perfecto” para ser madre, hay un momento “a secas”

  10. Yo tb buscaba el momento ideal hasta que mi instinto fue mas fuerte que mi razonamiento. Siempre he pensado que nunca hay un momento “perfecto” para ser madre, hay un momento “a secas”

  11. Yo tb me acababa de casar, nos habíamos hecho una casa, mi contrato terminaba en 6 meses,… Y al final convencí a mi marido y llegaron las mellis, mi marido estuvo 3 dias en shock pensando en como las íbamos a sacar adelante. Después de lo q pasamos cuando nacieron tengo claro q solo me voy a preocupar x las cosas cuando de verdad sea necesario, aunq eso implique q parezca una pasota o q quiera vivir en una vida de color de rosas

  12. Yo tb me acababa de casar, nos habíamos hecho una casa, mi contrato terminaba en 6 meses,… Y al final convencí a mi marido y llegaron las mellis, mi marido estuvo 3 dias en shock pensando en como las íbamos a sacar adelante. Después de lo q pasamos cuando nacieron tengo claro q solo me voy a preocupar x las cosas cuando de verdad sea necesario, aunq eso implique q parezca una pasota o q quiera vivir en una vida de color de rosas

  13. Yo siempre e dixo k no existe el momento perfecto. Si te pones a pensarlo nunca lo tienes. Tiene k ser lo k tu corazon te diga. Si deseas ser mami adelamte k lo demas llegara solo

  14. Yo siempre e dixo k no existe el momento perfecto. Si te pones a pensarlo nunca lo tienes. Tiene k ser lo k tu corazon te diga. Si deseas ser mami adelamte k lo demas llegara solo

  15. Iván dice:

    Cuánta razón. A veces nos empeñamos en tenerlo todo atado y la realidad es que son sólo excusas para no coger al toro por los cuernos. Fantástico artículo.

  16. Mayte dice:

    A veces no somos sólo nosotras, nuestra pareja tiene que estar “en la misma onda”, ellos muchas veces no comprenden lo que sentimos ni la intensidad con la que viene. Creo que para tomar decisiones tan importantes hay que pasar un proceso crítico, y que arrepentirse del pasado no sirve de nada, es mejor aprender de él y seguir adelante. Un abrazo! me ha encantado el artículo.

¿Y tú qué opinas?