La tienda en donde todo es doble, ¡Hasta los descuentos!

Mi hija se va de fin de semana sin sus mellizos de 5 semanas

“Soy una abuela de mellizos un poco preocupada. Hace 5 semanas nacieron nuestros nietos mellizos, dos niños preciosos, con buen peso y en buen estado de salud. Todo va perfecto. Los bebés toman pecho y crecen bien.

Son los primeros nietos en la familia; hijos de mi hija. Vivo cerca y todos los días les ayudo un par de horas.

Ahora mi hija ha hecho el plan de irse el próximo fin de semana con su pareja para descansar y desconectar un poco. Yo lo veo muy pronto, los bebés apenas tienen 5 semanas.

Los cuidaremos entre nosotros, mi marido y yo y los otros abuelos. Este no es el problema, pero me pregunto si esto es normal o si detrás de su idea quizás se esconda una depresión posparto.

Es que a mí me cuesta mucho entender cómo alguien que acaba de ser madre, puede dejar a su bebé, menos aún cuando son dos. No obstante, mi hija no da la impresión de estar triste. ¿Qué piensas tú?”

Margarita, abuela de mellizos

abuelos-con-mellizos

Querida Margarita:

Para empezar me alegro de que también nos escriban las abuelas de mellizos. Al fin y al cabo son un elemento muy importante en los cuidados a los hijos, en muchas familias.

En cuanto a tu pregunta, madres, las hay de todos los tipos. Y entre ellos podemos distinguir claramente dos:

  • Las madres abnegadas que se entregan con cuerpo y alma a sus retoños. No necesariamente son madres que se quedan en casa. Muchas trabajan. Es la actitud la que define a este tipo de madre. Les cuesta separarse de sus hijos; lo pasan mal cuando lo tengan que hacer, piensan continuamente en ellos y en general son sufridoras (ven problemas donde no los hay). Se sienten fácilmente culpables, sobre todo cuando no se dedican al hijo. Tienden a olvidarse de sus propias necesidades, no reservan tiempo para sí mismas, quieren darlo todo a sus hijos. Llegan fácilmente a estar agotadas.
  • Las madres autónomas que mantienen una parcela propia de su vida personal. Quieren igualmente a sus hijos, pero mantienen mejor una cierta distancia entre ella y el hijo por lo que no pierden de vista a sus propias necesidades. No se sienten culpables cuando liberan tiempo para sí mismas. Llegan igualmente a estar agotadas porque cuidar a un hijo pequeño (más si son dos) es por sí agotador.

Lógicamente en ambos tipos hay distintos grados, de más a menor. Ambos tipos tienen sus pros y contra y algún riesgo.

El riesgo del primer tipo de madre es que llegue a estar frustrada y enfadada. Toda madre necesita en algún momento algo de espacio para sí misma, ya que no solo es madre, sino también esposa, amiga, hija, trabajadora, vecina etc.

[pullquote align=”left” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””]Para las madres abnegadas, compatibilizar las necesidades de los hijos y las suyas propias es todo un reto[/pullquote]

La situación en la que se encuentra y la que ella misma crea, le produce fácilmente rencor. Por tanto para ella el reto está en compaginar bien las necesidades del hijo y las propias suyas. Esto implica atreverse a irse y dejar el hijo al cuidado de una tercera persona, etc.

La madre autónoma no conoce este problema, o por lo menos muchos menos. En general tiene más confianza en sí misma y no le cuesta tanto dejar al hijo con alguien.

Pero en su caso existe el riesgo de que se produzca demasiada distancia entre ella y el hijo. Y para ella el reto está en mantener un buen equilibrio entre las necesidades del hijo y las propias, acercándose más a las primeras.

Esto implica tomar tiempo para dedicarse plenamente al hijo, sin otras tareas (y, por ejemplo, sin móvil).

[pullquote align=”right” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””]   Las madres autónomas corren el riesgo de distanciarse demasiado de los niños [/pullquote]

Deduzco que tu hija es una madre del segundo tipo. No veo nada preocupante en su conducta. Entiendo que a ti te cuesta (eres una madre/abuela del primer tipo), pero tu hija necesita estar unos días sin sus bebés para recargar sus baterías y para sentirse la mujer que antes era.

Ten en cuenta que no solo han nacido dos bebés, sino también una madre. Esta experiencia es arrolladora. De repente es madre de dos. Por tanto, ella misma debe reencontrarse a ella misma. Estos días le ayudarán en este proceso, además de que será una excelente oportunidad para recuperar el sueño.

Los bebés, al estar en su ambiente con los abuelos a los que conocen bien, no sufrirán de esta ausencia y tu hija volverá con renovadas energías. No tengo dudas al respecto.

Un saludo muy cordial,

Coks Feenstra

 


Si te ha gustado este artículo te encantará leerEl Gran Libro de los Gemelos“. Escrito por la misma autora, y lleno de consejos prácticos para criar a tus multipeques, es fruto de más dos décadas de investigación, y es el libro más completo sobre la crianza de múltiples ya que abarca desde el embarazo hasta la edad adulta.

 

Si te gusta lo que has leído, ¡Comparte!

Sobre la autora Coks Feenstra

Coks Feenstra, psicologa infantil, lleva desde el año 1995 investigando el mundo de los múltiples. En 1999 publicó el Gran Libro de los Gemelos. También colabora otras publicaciones como Psychologies o Crecer Feliz. Más info en la sección Autores.

¿Y tú qué opinas?

Comparte esto con un amigo