La tienda en donde todo es doble, ¡Hasta los descuentos!

No aceptación del embarazo múltiple

No siempre hay alegría al recibir la noticia del embarazo múltiple (ya sea gemelar o triple). Es comprensible porque la llegada de dos o más bebés cambia la vida de la pareja por completo. Normalmente, a medida que avanza el embarazo, la madre empieza a asimilar la noticia, va perdiendo su rechazo y acepta la nueva perspectiva de su vida.

Pero no siempre ocurre. Hay casos en que este rechazo inicial perdura mucho después del embarazo múltiple. Esto tiene a veces graves consecuencias para ambos gemelos o mellizos y el vínculo con la madre, tal como leemos en el caso que publicamos hoy.

La no aceptación durante el embarazo múltiple

Sara y Ada, gemelas, nacen como segunda y tercera hija de una familia inglesa. Ya tienen un hijo nacido tres años antes del embarazo múltiple. La madre buscaba un solo hijo y la noticia de que vengan dos le desconcierta y le hace enfadar. Todo el embarazo lo pasa mal, entre enfadada y deprimida. El padre reacciona con una actitud lacónica y no logra entender el estado de ánimo de la madre.

Cuando llega Ada, la siente como una intrusa que interfiere en su vínculo con Sara

Las niñas nacen en la semana 36. Ada, la más pequeña, necesita estar una semana en la incubadora mientras que le dan el alta a Sara. Su madre pasa unos días felices a solas con ella en casa.

Cuando llega Ada, la siente como una intrusa que interfiere en su vínculo con Sara. Adopta una rutina diaria en cuanto a tomas y sueños, siguiendo el ritmo de Sara.

Cuando esta reclama una toma, la madre despierta a su hermana para darle también el biberón. Muchas veces esto crea problemas, porque Ada, más dormilona, rechaza la toma o vomita, al tener más sueño que hambre en aquellos momentos. Aún así la madre le fuerza a acoplarse al ritmo de la hermana.

 

La creación del vínculo después del embarazo múltiple

Desde el principio Sara recibe más atención de la madre que Ada. Sin lugar a dudas, es la preferida. Cuida a Ada de modo automático y rápido. Sara se acostumbra a ser la que más atención recibe, tanto que cuando Ada recibe mimos, Sara enseguida se pone celosa y monta un escándalo. Con todo aquello logra que otra vez sea ella la que acapara  toda la atención.

El desarrollo de Sara es más rápido que el de Ada. Lleva un adelanto de unos meses, en cuanto al gateo, habla, andar…

La madre se queja continuamente de no tener tiempo suficiente para dedicarles a las dos. Para ella Sara es la primogénita (en realidad lo fue Ada) y su vínculo con esta niña es mayor.

Ada se parece, según la madre, más a la familia del padre, mientras Sara es de ‘su familia’. La madre se identifica mucho más con Sara y proyecta sus propios sentimientos que tiene hacia Ada, en Sara.

Por este motivo permite que Sara corrija a su hermana cuando hace cosas que la madre detesta. Debido a ello la relación entre las niñas está desequilibrada: Sara es la líder y Ada la sumisa. Ada se muestra muy dependiente de la hermana. Cuando no está, Ada llora y está triste. A Sara la ausencia de Ada no provoca ningún revuelo emocional.

La madre se queja continuamente de no tener tiempo suficiente para dedicarles a las dos, y la relación entre las niñas está desequilibrada

Cuando las niñas entran con cuatro años en la Escuela Infantil (normal en los países nórdicos) , ya es obvio que ambas llevan un serio retraso en su desarrollo. A las dos les faltan habilidades sociales, como jugar con otros niños. Juntas están muy movidas, no juegan, sino se dedican a romper lo que tengan entre manos y a gritan mucho. Es Sara la que inicia ‘los juegos’ y Ada la imita. Son muy ruidosas y hablan como niñas más pequeñas. Sobre todo Ada tiene un retraso en el lenguaje, de casi dos años.

Son remitidas al psicólogo del centro. Este las deriva a dos psicólogas infantiles para que inicien una terapia, cada una con una niña. Esperan que mediante la terapia las niñas aprendan a vincularse de modo sano con un adulto. Asimismo la madre recibe asistencia psicológica y juntos (padre y madre) terapia familiar. Se separa a las niñas al máximo.

La causa de los problemas de las niñas se remonta a a un vínculo demasiado estrecho con la madre, en el caso de Sara y un vínculo deficitario con la madre, en el caso de Ada. Esto resultó  en un desarrollo del ‘yo’ individual incompleto en ambas niñas. La preferencia de la madre hacia una de las niñas había causado a su vez una relación tensa y conflictiva entre las niñas.

Cuando las gemelas entran en la Escuela Infantil, ya es obvio que llevan un retraso en su desarrollo

¿Se hubiera podido evitar? Sí, seguramente. Es muy importante que una madre que no logre aceptar el embarazo múltiple reciba ayuda y comprensión. El marido no pudo ayudarla porque no entendía el problema. Una terapia en aquel momento habría sido de gran ayuda.

Otro ‘detalle’ importante es que hoy en día sabemos que al darle el alta a los gemelos, mellizos o trillizos en momentos distintos, se eleva la posibilidad de que el vínculo con uno sea más fuerte que con el otro. Este tema fue estudiado científicamente y se concluyó que es preferible darles el alta a los bebés simultáneamente, más en un caso como este. Para esta madre esa situación dificultaba aún más la aceptación del segundo bebé.

Este caso transcurrió hace 30 años. Hoy en día, felizmente, es más habitual buscar ayuda de un psicólogo cuando las cosas se tuercen y se originan problemas emocionales durante el embarazo múltiple. Y esto es todo un cambio positivo.


Si te ha gustado este artículo te encantará leerEl Gran Libro de los Gemelos“. Escrito por la misma autora, y lleno de consejos prácticos para criar a tus multipeques, es fruto de más dos décadas de investigación, y es el libro más completo sobre la crianza de múltiples ya que abarca desde el embarazo hasta la edad adulta.

 

Sobre la autora Coks Feenstra

Coks Feenstra, psicologa infantil, lleva desde el año 1995 investigando el mundo de los múltiples. En 1999 publicó el Gran Libro de los Gemelos. También colabora otras publicaciones como Psychologies o Crecer Feliz. Más info en la sección Autores. Si deseas comprar el Gran Libro de los Gemelos desde España o Europa haz click aquí. Si vives en USA o Latinoamérica puedes adquirirlo aquí.

¿Y tú qué opinas?

Comparte esto con un amigo