La tienda en donde todo es doble, ¡Hasta los descuentos!

La adaptación al colegio o guardería. Todo lo que necesitas saber

A veces la mejor guía es vuestra intuición

A veces la mejor guía es vuestra intuición

Hoy hablamos de los problemas típicos de adaptación al colegio o guardería. Pero tened en cuenta una cosa: Si vuestros gemelos, mellizos o trillizos van separados a clase, los problemas pueden deberse a esto mismo y no tanto al paso que dan.

 

Medidas para favorecer la adaptación por parte de la guardería

Los centros hoy en día suelen tener presente que empezar la guardería o el colegio no es nada baladí y por ello aplican medidas para facilitarles el paso. Son éstas:

  • La entrada paulatina: El niño visita el centro el primer día sólo durante una hora u horas en presencia de su madre. Poco a poco se va ampliando el horario, ya sin su madre. Los niños no entran todos a la vez, sino de modo escalonado. Todo ello ayuda para que la adaptación sea menos costosa.
  • Grupos reducidos: El ratio educadora-niño es lo más bajo posible. Se aconseja 1 – 3 en el grupo de bebés, 1-5 para niños de 1 a 2 años y 1-7 para 2 a 3 años. Siempre hay educadoras auxiliares.
  • Una cuidadora por niño. Se intenta que cada niño tenga su propia educadora dentro del grupo de adultos. Esta desempeña para él la función de madre. La figura materna se desplaza de su mamá a la cuidadora.
  • La posibilidad para los padres de ver al niño durante su estancia en el centro mediante el WebCam en casa. Todavía no son muchos los centros que disponen de esta posibilidad, que sin duda deja muy tranquilos a los padres.

 

Problemas inherentes a la adaptación al colegio o guardería

A la mayoría de los niños les cuesta despedirse de sus padres y empezar una segunda vida fuera del seno familiar.

Estos son los problemas más frecuentes:

  • Se agarra fuertemente a la mamá sin ánimo de soltarla. Es, sin duda, desgarrador para cualquier madre.
  • Llora desconsoladamente en la despedida. En cuanto la mamá se aleja, el niño rompe en llanto. Llorar es para él una forma de decir ‘adiós’. Si el pequeño al momento se pone a jugar y pasa el resto del día explorando y feliz, se puede estar seguro que este llanto forma parte de su despedida.
  • Se aferra a una de sus cuidadoras. Esta se convierte en su punto de apoyo. Lo hará mientras se sienta inseguro, pero a medida que vaya cogiendo confianza, la soltará y se volverá más independiente.
  • Se lleva su mascota, peluche o trapito a todas las partes. Es su objeto de consuelo que hace de puente entre casa y guardería (o colegio).
  • Retrocede algo en su desarrollo. Muestra conductas que ya tenía superadas, como pedir el chupete, el biberón, dormir mal, temer la oscuridad, no querer ir a dormir…etc.
  • No quiere ir ni entrar. Una vez allí se lo pasa bien. Es el momento de empezar y despedirse lo que le cuesta.
  • Llora cuando la mamá vuelve a recogerle. Su ausencia le ha dolido, aunque posiblemente se lo pasó bien. Aun así le costó cierto esfuerzo (estar en un grupo, tener que compartir la cuidadora, esperar su turno…etc.). Todo el estrés acumulado lo desahoga al ver a su mamá.

Estos problemas suelen desaparecer a los pocos días o semanas y no son motivo para preocuparse. Esta situación no requiere más que una actitud comprensiva y paciencia durante un tiempo.

Los indicadores más fiables de una buena adaptación a su nuevo medio son la actitud general del niño (¿lo ves bien y juguetón?); su relación con su cuidadora (¿se alegra de verla y va en su encuentro?), la información de ella al final del día (cómo se comportó y cómo jugó), y tu propia intuición y observación (¿lo ves igual como siempre?). Si todo está en orden, los pequeños problemillas desaparecerán en breve.

 

Pautas para facilitar la adaptación al colegio o guardería

Estas pautas te servirán para que tu hijo se sienta más a gusto:

  • Procura que lleve siempre algún objeto de casa que le sirva de puente entre los dos mundos (casa-colegio). Puede ser su mascota, pero también un objeto tuyo, como un pañuelo que él debe ‘guardar’. Es el olor a casa lo que le tranquiliza.
  • Despídete siempre de él. Quizás querrás ahorrarle las lágrimas, pero ten en cuenta que se asustará cuando de repente no te vea. Así que es mejor darle un beso,  decirle cuándo le recogerás e irte. Procura no alargar este momento. Acepta que el llanto es parte de esta despedida, pero no en sí una señal negativa.
  • Planea la entrada en la guardería en un buen momento: no debe coincidir con otros cambios en su vida, como un nuevo bebé, una mudanza o la fase del miedo a los extraños. Si es así, espera un tiempo.
  • Procura que haya tiempo para estar con él después de su estancia fuera de casa. Así aprende que a la separación le sigue un tiempo con atención de calidad, día tras día.
  • Forma parte de su segundo hogar, quedando en rato con él al final del día, mirando sus dibujos y participando en actividades y proyectos del centro. Así para él sus dos mundos se formarán un total.

 

Cuando los problemas de adaptación persisten

No obstante, a veces pasan los días o incluso semanas y el niño no parece feliz ni se acostumbra a su centro. Esto es así cuando el pequeño muestra una o varias de estas conductas:

  • Los sollozos del niño duran gran parte del día. El pequeño no juega, se muestra apático y triste y solo quiere estar en brazos de su educadora.
  • El niño se muestra muy dependiente de ti y del papá. No os pierde de vista ni quiere separarse de vosotros en ningún momento. Hay un claro aumento de dependencia.
  • Trastornos de sueño. O bien el niño tarda en dormirse (teme la separación y la oscuridad y requiere la presencia paterna para conciliar el sueño). O bien se despierta muchas veces por la noche debido a un sueño intranquilo. No logra asimilar las experiencias vividas durante el día.
  • Serios retrocesos en su desarrollo que perduran más de varias semanas: hacerse pis, recurrir al chupete, chuparse el pulgar u otros hábitos de autoconsuelo, rabietas y llantos por todo.
  • Falta de apetito. El niño deja de comer bien o solo pide comida triturada o en biberón.
  • Cambios de carácter en el niño, como ser más callado, menos alegre, menos obediente, más asustadizo, más tristón y sin duda más difícil de llevar.

Estas señales requieren que t replantees la decisión tomada. Hazte preguntas como: ¿Este es el centro que nos conviene? ¿Es el horario oportuno o demasiado largo? ¿Es la situación correcta? Sin duda es necesario buscar una solución para que tu hijo vuelva a ser feliz. ¿Cuál puede ser?

  • Hable con su educadora sobre los problemas. Si tu hijo tiene varias cuidadoras, pide que se le asignen una especial para él. Esto le dará una mayor sensación de  seguridad y protección. También debe prestarle atención extra. Cuéntale sobre sus peculiaridades, como hábitos para dormirse, sus preferencias, su mascota…etc.
  • Aparece por el centro en un momento inesperado. Observando a tu hijo quizás descubras mejor qué es lo que le pasa y lo que le falta. Quizás sea el más pequeño del grupo, quizás no tenga amigos, quizás no haya buena relación entre su cuidadora y él…etc. Sabiéndolo será más fácil tomar una decisión.
  • Acorta el periodo que pase en el centro. Un día entero supone muchas horas, así que prueba con solo unas horas por la mañana. Si trabajas, recurre a un familiar o canguro que lo recoja y lo cuide en su casa o la vuestra. Para el niño estar en un entorno familiar le resultará menos aterrador y menos costoso. A medida que vaya sintiéndose más a gusto en la guardería, alargas poco a poco su estancia allí.

A veces la única solución es sacarle del centro y esperar un tiempo. El niño no está lo suficientemente maduro como para adaptarse a la convivencia en un grupo. No todos los niños maduran al mismo tiempo ni tienen las mismas necesidades.

Los niños que no se adaptan en la guardería, suelen estar felices en su propio entorno con una persona de confianza (canguro, un familiar, etc.). O incluso en un grupo más reducido de niños. Hay que darle tiempo.

Todo niño crece y madura y es muy probable que, pasado un periodo de unos meses, lo que en su día le costó, deja de ser un problema. Interiormente se siente preparado y esto hace que disfrute de estar en un grupo de niños.  Y de esto se trata.

 

Consultas de padres sobre la adaptación al colegio o guardería

 

Mi hija, 16 meses, iba muy contenta a la guardería, pero últimamente no quiere ir y protesta todos los días.

Ocurre con bastante frecuencia. Es posible que le haya pasado algún disgusto. Pero también es probable que ahora sepa mejor lo que significa un día en el centro: Pasar muchas horas sin ti. Sé comprensiva con ella, pero muéstrate al mismo tiempo positiva y confiada. Aplica las pautas antes mencionadas y recógela un poco antes temporalmente. Lo más probable es que se le pase. Habla también con su educadora para descartar cualquier problema.

 

Cuando recojo a mi hijo, 23 meses, se comporta muy mal. Se va corriendo hacia todos los lados, se escapa y no quiere venir conmigo.

Está enfadado contigo, porque te ha echado de menos. Además, al verte, se acuerda de los malos momentos: Alguien que le quitó un juguete, otro que le empujó…etc. Es normal que reserve sus sentimientos más íntimos e intensos para ti. No le des importancia. Actúa normal y llévale algo para beber (esto le calmarña). Al sobreponerte a la situación, él se calmará antes. Además, a medida que madure, los reencuentros serán cada vez más agradables.

 

Mi bebé, 7 meses, no se queja cuando le dejo, pero aun así no estoy segura de si está bien o no. Los fines de semana lo veo más contento, pero mi pareja dice que son imaginaciones mías.

Recógele algún día un poco antes, así podrás observar mejor cómo se encuentra. Quizás en el fondo no te guste dejarlo tantas horas. ¿No puedes, temporalmente, pedir una reducción de jornada?

 

Mi hija, 13 meses, está últimamente muy apegada a mí. Cuando está en brazos de su papá, quiere venir conmigo. Y cuando me pierde de vista, llora. Quería llevarla a la guardería, pero dudo si es bueno hacerlo ahora.

Está pasando por la fase del miedo a los extraños que suele darse entre los 8 y 16 meses. Ahora el apego hacia ti está en su punto máximo. Por ello, no es un buen momento para empezar la guardería. Espera unos meses y antes de empezar, déjala algunas veces con algún familiar, como la abuela. Así se irá acostumbrando a estar sin ti, lo cual facilitará la entrada en el centro.

 

 

[stextbox id=”custom” bwidth=”2″ bcolor=”e64097″ bgcolor=”f2f2f2″ image=”null”]

¿Sacarle del centro o seguir llevándole?

A veces es bueno no sacarle a los primeros de cambio, ya que a los pocos días el niño está contento. Pero en otras ocasiones es necesario sacarlo del centro y buscar otra solución. Puede ser difícil saber hacer la distinción entre ambas elecciones y muchas veces la mejor guía es la propia intuición.

En general se puede decir que cuánto más perduren los problemas y más serios sean, más razones hay para no seguir. Al final el niño se haría a la situación y dejaría de llorar porque entiende que no le escuchan. Pero le afectará en su confianza hacia el mundo y mermará la seguridad en sí mismo.

[/stextbox]

 

También te puede interesar

Gemelos, mellizos, trillizos y deberes escolares

Gemelos, mellizos, trillizos y deberes escolares

"Hola Coks: Tengo trillizos, de casi 12 años. Son tres niños, trizigóticos. Son buenos chicos, muy diferentes entre sí. Pero últimamente tengo un problema que no sé cómo resolver. Para ellos hemos hecho...Seguir leyendo →
Gemelos, mellizos y entorno escolar: ¿Os sentís comprendidos?

Gemelos, mellizos y entorno escolar: ¿Os sentís comprendidos?

¿Cuál es vuestra experiencia sobre los gemelos, mellizos y entorno escolar? No pocas veces los padres de gemelos, mellizos o más se topan con una falta de comprensión sobre el...Seguir leyendo →
¿Por qué los colegios separan a los gemelos y mellizos?

¿Por qué los colegios separan a los gemelos y mellizos?

¿Por qué los colegios insisten en separar a los gemelos y mellizos? ¿Qué creencias subyacen bajo esa práctica tan común? En el último post os conté sobre un nuevo estudio, realizado...Seguir leyendo →
Cómo tratar las diferentes capacidades de vuestros gemelos, mellizos o trillizos

Cómo tratar las diferentes capacidades de vuestros gemelos, mellizos o trillizos

Los gemelos, mellizos o trillizos indudablemente tienen capacidades distintas. Esto suena lógico y comprensible, pero en el día a día puede causar situaciones complicadas. Y más en caso de hijos...Seguir leyendo →
¿A qué edad debería llevar a mis gemelos a la guardería?

¿A qué edad debería llevar a mis gemelos a la guardería?

"Tengo una gran inquietud y quisiera que ustedes me ayudaran en resolverla. Yo misma no tengo ni idea. Soy madre de gemelos, prematuros, que en este momento tienen 18 meses,...Seguir leyendo →
Mellizas que empiezan el colegio: ¿En la misma clase o separadas?

Mellizas que empiezan el colegio: ¿En la misma clase o separadas?

"Estoy en plena búsqueda del colegio ideal para mis hijas mellizas de cara al curso que viene pues en julio cumplirán 3 años. Es curioso cómo varían los colegios Barcelona en...Seguir leyendo →
Problemas de adaptación al colegio o la guardería

Problemas de adaptación al colegio o la guardería

Tus gemelos, mellizos o trillizos ya llevan algunas semanas yendo a su guardería o colegio. ¿Tienen problemas de adaptación? ¿Va todo bien? ¿Están a gusto? Si no es así, ¿Qué...Seguir leyendo →
Gemelos, mellizos y trillizos juntos en clase... pero separados

Gemelos, mellizos y trillizos juntos en clase... pero separados

El tema de separar o no a los gemelos, mellizos y trillizos en la escuela tiene muchos matices. La batalla para tenerlos juntos no termina una vez que el colegio...Seguir leyendo →

Sobre la autora Coks Feenstra

Coks Feenstra, psicologa infantil, lleva desde el año 1995 investigando el mundo de los múltiples. En 1999 publicó el Gran Libro de los Gemelos. También colabora otras publicaciones como Psychologies o Crecer Feliz. Más info en la sección Autores.

Comentarios (5)

Trackback URL | Feed RSS para los comentarios

  1. Sara Reyes dice:

    A mis gemelos de 3 años me lo separan de clases y me da más pena.Que es lo mejor y quien lo sabe?

  2. A mis gemelos de 2 años y 8 meses también me los separan, y no estoy conforme…pero en el preescolar insisten en que es lo mejor.

  3. No entiendo porque siempre es la mamá, la mamá y la mamá, también hay padres siguiendo el proceso de adaptación con sus hijos y que se implican igual o más que las madres.

  4. Mis gemelas duermen mucho peor, se despiertan llorando y me piden un bibe y ya tienen casi 22 meses…. se quedan llorando en la guarde pero luego alli están felices. Espero q pase pronto todo esto…. ah y tb están todo el dia con el chupe y su dudu.

¿Y tú qué opinas?

Comparte esto con un amigo