La tienda en donde todo es doble, ¡Hasta los descuentos!

Los hijos de gemelos, ¿Más que primos?

Los hijos de gemelos idénticos comparten ciertas características más allá de ser meros primos.

En cada familia hay ciertos rasgos que aparecen y reaparecen en diferentes generaciones, como por ejemplo un interés para la música, una tendencia a la depresión, un mal humor matutino o un talento para los deportes.

Cuanto más crece la afinidad biológica, cuanto más similitudes se observan. Por ejemplo una madre y su hijo se parecen más que un primo y un tío.

Pero hay una excepción a esta regla: los hijos de gemelos monozigóticos se parecen generalmente mucho más que otros primos u otras primas.

Las gemelas idénticas Sarah y Heather tuvieron a sus hijos con solo 13 horas de diferencia

Las gemelas idénticas Sarah y Heather tuvieron a sus hijos con solo 13 horas de diferencia

 

Más que primos

No es extraño. Los gemelos monozigóticos proceden de un solo óvulo fecundado y son, por tanto, idénticos en cuanto a su ADN.

[pullquote align=”right” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””]La mayor afinidad biológica propicia una similitud mucho mayor y un vínculo más estrecho [/pullquote]

Esto implica que sus hijos son de alguna manera, visto desde la perspectiva biológica, medio hermano o hermana. En cuanto al material genético, tienen el mismo padre (en caso de que el padre sea el gemelo) o la misma madre (en caso de que la madre sea la gemela).

Por tanto, no es tan raro que se parezcan mucho más que otros primos cuyos padres no son gemelos monozigóticos.

 

Un vínculo fuerte

No solo se parecen más, sino estos primos suelen tener una relación más íntima y más fuerte.

Los siguientes testimonios lo demuestran.

Nuria, madre de Emilio, siendo ella gemela monozigótica:

‘Cuando estaba embarazada de mi segundo bebé, mi hermana gemela también estaba en estado. Sin haberlo hablado, habíamos buscado en el mismo momento un embarazo.

La fecha prevista de parto solo tenía una diferencia de 4 días. Fue algo increíble. Para ella era su primer embarazo. Ella tuvo primero a su bebé, un varón. A los 3 días nació el mío.

Y estos niños, ahora ya de 8 años, se llevan genial. Como vivimos en la misma vecindad, los niños van al mismo colegio y están en la misma aula. En realidad muchas veces tanto ella como yo pensamos ella que juntas tenemos gemelos, porque están muy unidos y siempre se buscan.

El otro día mi hijo me contó que había acordado con su primo que cuando les tocaba morir, lo harían juntos, porque ninguno quería quedarse sin el otro. Me quedé muy emocionada, porque me acuerdo que mi hermana y yo, de pequeñas, también nos prometimos lo mismo’.

 

Ana, 35 años, habla sobre su primo Fernando:

‘Nuestros padres son hermanos gemelos idénticos. Con mi primo Fernando me llevo muy bien. En él tengo un hermano, ya que compartimos muchas ideas y emociones. Tenemos la misma manera de ver la vida e interpretar los sucesos.

Y en cierto modo es un poco raro, porque yo tengo un hermano. Pero éste es muy distinto a mí, tiene un carácter totalmente opuesto al mío y con él no me siento tan vinculada como con mi primo Fernando. A veces bromeamos y decimos que mi hermano es Fernando.

Y desde luego, nuestros padres están muy unidos también. Cada uno ha quedado viudo y se buscan más que antes. Se van a diario y pasean juntos. Me encanta ver este vínculo. Mi tío, el padre de Fernando, siempre ha sido mi preferido’.

 

Otro testimonio de Pedro nos indica que este vínculo fuerte no se da cuando entre los hermanos gemelos no hay una conexión:

‘Mi padre y mi tío son gemelos idénticos. No obstante, no lo parecen. Hubo años en que no teníamos contacto con él. Los hermanos no se vieron. Fue por culpa de la mujer de mi tío que quiso mantener la distancia.

Por culpa de esto no conozco apenas a mis primos y no tenemos una relación íntima. Me da pena, porque me habría gustado conocerlos.

Ahora ya empieza a haber de nuevo una relación entre los dos (mi tío se separó de su mujer), pero claro, ya tienen casi 70 años y para mí es difícil recuperar el tiempo perdido con mis primos, por no haber vivido nuestra infancia juntos’.

 


Si te ha gustado este artículo te encantará leerEl Gran Libro de los Gemelos“. Escrito por la misma autora, y lleno de consejos prácticos para criar a tus multipeques, es fruto de más dos décadas de investigación, y es el libro más completo sobre la crianza de múltiples ya que abarca desde el embarazo hasta la edad adulta.

 

Si te gusta lo que has leído, ¡Comparte!

Sobre la autora Coks Feenstra

Coks Feenstra, psicologa infantil, lleva desde el año 1995 investigando el mundo de los múltiples. En 1999 publicó el Gran Libro de los Gemelos. También colabora otras publicaciones como Psychologies o Crecer Feliz. Más info en la sección Autores.

¿Y tú qué opinas?

Comparte esto con un amigo