La tienda en donde todo es doble, ¡Hasta los descuentos!

Mellizos que no se parecen

Hoy os quiero hablar de mellizos que no se parecen y contaros una experiencia personal mía que me resultó muy curiosa.

Estaba de camping con mi marido el verano pasado. Nosotros tenemos el acuerdo que un año soy yo la que decido a dónde vamos a pasar nuestras vacaciones y de qué modo, y al otro le toca a él. Como tenemos gustos muy diferentes, este sistema nos funciona bien. Lo instauramos cuando nuestros hijos eran pequeños.

Y así ocurría (y sigue ocurriendo) que un verano lo pasamos en en una tienda de campaña y al otro nos hospedamos en un hotel de muchas estrellas. A mí me encanta acampar y a mi marido le van más la comodidad y el lujo.

Estábamos en un camping, los dos, porque ya hace años que nadie nos acompaña. A nuestro lado estaba una familia formada solo por un padre con dos niñas, de unos 7 años. Una era muy rubia y la otra muy morena.

gemelos mellizos que no se parecen

Los dos pares de mellizas de la familia Durrant

Al principio pensé que la rubia sería su hija, porque el padre tenía aspecto de ‘guiri’ (como yo, por cierto). La otra, según mi cálculo, sería una amiga. Pero algo en su forma de comportarse me hizo dudar de esta hipótesis. Las niñas no me parecían amigas, pero más bien hermanas. Como parecían tener la misma edad, debían ser gemelas, o por lo menos mellizas.

Cuando escuché que la morena decía ‘papa’, ya no tenía duda: Eran mellizas, pero de aspecto muy diferente. Todos hablaban español.

[pullquote align=”left” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””]La madre era andaluza y morena, y él era un alemán muy rubio. Cada niña se parecía a un progenitor y entre sí eran muy diferentes.[/pullquote]

En un momento dado, cuando la curiosidad pudo conmigo, me acerqué a él y se lo pregunté. ¿Son mellizas? Se rió y no se mostró molesto. Al contrario, me daba la impresión que le apetecía charlar un poco con un adulto. Y me lo explicó.

La madre era andaluza y todo lo contrario a él: una tez morena, el pelo moreno y ojos marrones. Una de las niñas era la mera réplica de ella, y la otra era un fiel reflejo de él, como alemán: piel blanco, pelo blanco y ojos azules. Se habían separado, pero él cada verano pasaba una semanas con las niñas, añadió.

Así que esta fue la aclaración de estas mellizas tan diferentes. No deja de ser curioso. Y nadie les toma por hermanas ni mellizas a primera vista.

Hay casos aún más extraños. Por ejemplo, cuando los padres son de diferentes razas, sus gemelos (e hijos nacidos en partos sencillos) pueden serlo también. Esto les pasó a la familia de Dean Durrant, un hombre de tez morena y pelo oscuro y su mujer, Allison Spooner, de tez blanca y pelo pelirrojo.

En 2001 tuvieron mellizas, una parecida al padre y la otra parecida a la madre, una posibilidad que se da solo una vez en 500.000. Pero lo más raro es que 7 años después la madre, otra vez embarazada de mellizos, alumbró a otra pareja de mellizas con las mismas características. Podéis ver la foto de las cuatro niñas más arriba.

[pullquote align=”right” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””]Una pareja alumbró mellizas de distinta raza… ¡Dos veces! En algunos casos, esta diferencia se debe a que tienen padres distintos.[/pullquote]

Ya es raro que una mujer vuelva a tener un embarazo gemelar, pero aun es más raro que vuelva a tener una pareja de estas características.

Y a veces la realidad aún supera a nuestra imaginación. Un ginecólogo amigo me contó la siguiente historia. Una vez asistió a un parto gemelar, en el que la mujer dio a luz a un bebé hermoso, blanco y otro, también hermoso, de raza negra. El padre, de raza blanca, quedó atónito. Este bebé de tez negra no podía ser de ninguna manera su bebé. Su mujer había tenido un desliz con un hombre negro. No lo había confesado, pero la naturaleza lo puso de relieve.

Este fenómeno es conocido como superfecundación heteropaterna. Si queréis saber más sobre el tema no os perdáis nuestro completísimo post sobre mellizos con padres distintos.

Y otra historia de una madre de trillizos idénticos nos enseña que conviene ser prudentes a la hora de hacer cualquier comentario.

Resulta que muchas veces la gente piensa que un bebé de tez morena no puede ser de la madre o del padre que en este momento acompaña al niño.

Me lo contó esta madre, siendo morena, por influencia de su abuela materna de Indonesia; el resto de su familia es holandesa, igual como el padre. Sus trillizos son tres varones rubios.

Un día, mientras la madre compraba en el supermercado, intentando manejar lo mejor posible el carro triple, una mujer le acercó y le dijo: ‘Esto sí que es tener coraje. No solo adoptaste a uno, sino también a sus hermanitos’. El comentario le dolió muchísimo, como es de entender.

Si habéis vivido experiencias semejantes, ¡No dudéis en contármelo! Hasta pronto 🙂

 

Si te ha gustado este artículo te encantará leerEl Gran Libro de los Gemelos“. Escrito por la misma autora, y lleno de consejos prácticos para criar a tus multipeques, es fruto de más dos décadas de investigación, y es el libro más completo sobre la crianza de múltiples ya que abarca desde el embarazo hasta la edad adulta.

 

Si te gusta lo que has leído, ¡Comparte!

Sobre la autora Coks Feenstra

Coks Feenstra, psicologa infantil, lleva desde el año 1995 investigando el mundo de los múltiples. En 1999 publicó el Gran Libro de los Gemelos. También colabora otras publicaciones como Psychologies o Crecer Feliz. Más info en la sección Autores.

Comentarios (2)

Trackback URL | Feed RSS para los comentarios

  1. Yo tengo una amiga que su hijo nació muy moreno (en mi tierra dicen con la piel café con leche) y nos quedamos sorprendidos. Pero resulta que los abuelos del padre eran de ascendencia cubana.

    Un saludo

  2. Tamy Lux dice:

    🙂 Lo sorprendente es el color de piel, aunque si en la foto estaría la mamá y el papá (y es como lo cuentan) seguramente la sorpresa seria menor. Yo tengo 2 de un año y medio, Gabriel (11) rubio de ojos claros como yo y mis unas, pero igual al padre. Santiago (9) igual a mi cuando era chica pero castaño oscuro de ojos marrón, igual al papá. Mis mellis (3 meses) son mas parecidos a sus hnos que entre si, la único es que ambos salieron de ojos claros, aun así Fabricio (igual a Gabriel) tiene ojos celestes (como gaby), en cuanto Ignacio (igual a Santiago) tiene celestes tirando a gris (como mi hna).

¿Y tú qué opinas?

Comparte esto con un amigo