La tienda en donde todo es doble, ¡Hasta los descuentos!

Pensaba que era infértil… ¡Y me quedé embarazada de mellizos!

“Me llamo Verónica, tengo 25 años y hace un año y medio (a los 23 años y medio) fui mami de mellizos. Los dos niños más guapos del mundo entero, pero qué voy a decir yo. Te escribo para contarte mi historia.

 

El embarazo de mis mellizos

Mi pareja y yo (aún no estábamos casados, nos casamos y bautizamos a los enanos a sus seis meses de edad) tomamos la decision de que queríamos ser padres. A mí siempre me han gustado muchísimo los niños, así que emprendimos esta aventura.

Cuando pasaron seis meses de dejar las pastillas anticonceptivas y veía que no me quedaba embarazada empecé a preocuparme, por si tenía algún problema para tener bebés. Incluso íbamos a iniciar las pruebas de fertilidad, tanto mías como de mi pareja, por si no podíamos tener bebes.

En enero del 2012 empecé a sentirme un poco mal. Llevaba una semana vomitando y se lo comenté a mi doctora. Me mandó una prueba de embarazo para el día 27 de enero (justo un día antes de mi cumpleaños), así que me presenté a las ocho de la mañana y entregué mi orina. No me dio ni tiempo a sentarme cuando el test ya había salido positivo.

A mi familia se lo comuniqué el día 28, que era mi cumpleaños, y cada vez que me preguntaban qué me habían regalado, decía que era un regalo para todos: Un bebé. Todo el mundo se quedó sorprendido porque nadie sabía que lo íbamos buscando.

Realmente hubo muchos sentimientos enfrentados; por un lado, la parte más moderna de mi familia que se alegró muchisimo. Por otro lado, la parte más antigua que me decía que si no estaba casada como iba a tener un niño. Realmente lo que dijesen me daba igual, yo estaba muy feliz.

El día 6 de febrero fui a urgencias porque la noche anterior había estado con fiebre y me daban pinchazos en la barriga. Nunca se me olvidará ese día. Me acompañaron mi cuñada (hermana de mi marido) y su novio ( yo es que vivo en Málaga porque mi marido es de aquí, y por eso no me acompañó nadie de mi familia, porque mi familia es de Valdepeñas). Antes de pasar estuvimos con las bromas de qué pasaría si venían dos, ya que mi madre es melliza con mi tío.

Cuando entramos directamente la doctora me puso en el potro para hacerme una ecografía y me dijo: “Tengo que decirte una cosa“. Me lo dijo tan seria que pensé que no tenía ya bebe y cuando le pregunté y me dijo que eran dos, yo no se como explicar esos sentimientos que me pasaron por todo el cuerpo, esas sensaciones, esas ilusiones…. Fue todo genial.

Cuando le comuniqué la noticia a todo el mundo, se sentían estupefactos (y menos mal que pensé que no podría tener hijos), sobre todo mi madre ya que “era parte de su genética”. Automáticamente en el ginecólogo me pronosticaron un embarazo de riesgo por ser gemelar. Cada mes, e incluso cada tres semanas, tenía una ecografía. Fue tan bonito ir viendo como mis alubias crecían… Era todo precioso; oír su corazón, ir viendo como subían de peso, como crecían…

La verdad es que tuve un embarazo genial, lo único eran las náuseas de los cuatro primero meses, pero por todo lo demás no engordé ni un kilo a lo largo del embarazo. La barriga empezó a crecerme a los cuatro meses y medio (soy una chica grande así que supongo que era porque tenían hueco en mi interior), ahora bien, cuando empezó a crecer eso no paraba… Tengo millones de fotos con mi barriga. Me encantaba dormir bocarriba acariciándome la barriga, y sentir pies y manos por todo el cuerpo… Mis mellizos no querían que yo me tumbase y no paraban de moverse.

 

El parto vaginal de mis mellizos

A las 34 semanas, me acordaré siempre que era un jueves, tuve una eco y el doctor me dijo que el primer mellizo estaba de cabeza y el segundo de nalgas, pero que ya podían salir cuando quisiesen. Eso fue un 16 de agosto y el dia 17 agosto a las cinco de la mañana me levanté y estaba mojada. No tenía dolores así que fui al baño, me lavé, me cambié y volví a la cama. A las nueve me levanté y me había pasado otra vez igual pero me arreglé, recogí mi casa, saqué a mi perro y a la una llamé a mi novio para explicarle lo que había pasado.

No quise avisar a nadie así que nadie lo sabía. Cuando llegamos a urgencias me hicieron pasar rápidamente, pero después de la eco me dijeron que todo estaba bien, que había sido una falsa alarma, aunque que me metían a monitores para que me quedase tranquila. A mi novio le dijeron que sólo serían 20 minutos y que esperase fuera.

Nada más ponerme los monitores una enfermera me preguntó que si no me dolía y le dije que no. Me explicó que es que estaba de parto, que tenía contracciones y que debería notarlas. Pero yo no notaba nada así que me pusieron suero y un camisón. Pasó una hora hasta que me quitaron los monitores y avisaron a mi novio. Cuando entró y me vio con el camisón y el suero no se lo creía, se quedó blanco y no atinaba ni a hablar. Le pedí mi tajeta, que estaba en el bolso, ¡Y me rompió el bolso de los nervios!

En la misma consulta, mientras la doctora me gestionaba el alta, llamé a mi familia para avisarles. Se pusieron muy nerviosos, incluso más que yo, ya que de momento estaba muy tranquila. Empezaron a organizarlo todo para venir rápido. Yo estaba dilatada de 1´5-2 cm y con el cuello borrado. Me tuvieron una hora dando vueltas hasta que me organizaron un paritorio gemelar. No se por qué no me subieron a planta, pero el caso es que me metieron en el paritorio directamente.

Mis mellizos no tenían prisa en salir. Yo sí que tenía un poco de prisa porque me dolía mucho la espalda, era como lumbago, y con los dos monitores me estaba muriendo de dolor. Tuve náuseas y después de por lo menos cinco horas me empezaron a molestar las contracciones. Yo no quería la epidural, pero cuando llevaba ya diez horas de dilatación, me dijeron que como el segundo mellizo venía de nalgas, si se complicaba y me tenian que hacer cesárea era mejor que ya tuviese la epiural puesta. Así que por su seguridad acepté.

Tuve trece horas de dilatación, sin comer nada desde la una de la tarde, cosa que llevé fatal porque me moría de hambre. Le prometí al comadrón que si me dejaba irme a comer volvería enseguida, pero no me dejaron. Cuando por fin ya tuve la necesidad de empujar tuve que esperar media hora a que terminasen otra cesárea. Podéis imaginaos el dolor que sufrí sin poder empujar y mis bichos diciendo que querian salir…

Después de esa media hora me comunican que como voy a quirofano mi novio no puede estar. Me sentó fatal, después de que había estado ahí todo el tiempo, y ahora querían que yo me quedase sola. Entré a quirófano a las 02:30 de la madrugada del día 18 sola y, por parto natural, mis mellizos nacieron a las 02:35: Aaron con 2.100 kgs y a las 02:40 Samuel con 2.340 kgs.

Sigo pensando que fue una incompetencia por parte de los que me atendieron, pero no pude ver a mis mellizos. Los oí llorar pero no los vi, y vino una pediatra, a la que desde aquí pido disculpas por perder las formas. Me dijo que se habían tenido que llevar a mis niños porque habían sufrido mucho durante el parto. Entonces yo enloquecí y les dije que por qué me habían tenido trece horas en vez de hacerme una cesárea, que por qué me habían tenido enchufada a unos monitores trece horas que se suponía que eran para saber como estaban mis hijos y que si no habían visto que sufrian…

La verdad es que me sacaron de mis casillas, no podía entender como después de supuestamente tanto control, mis hijos habían sufrido durante el parto. Me dijeron que es que mis mellizos querían salir y no paraban de empujar. Entonces más a mi favor, fue culpa suya que nacieran cansados porque cuando me dieron ganas de empujar me tuve que esperar media hora y fue ahí cuando sufrieron.

 

La estancia en Neonatología

Me metieron a paritorio donde entraron todos a verme. Me sentía tan mal… Yo no había visto a mis niños y yo sabía que la gente entraba para verlos. Estaba muy nerviosa, no paraba de temblar y no hacía nada más que decirle a mi marido que se fuese a verlos, que le dijesen como estaban… A las cinco dejaron que los viesen, pero yo seguía en el paritorio, no me subieron a planta  hasta las seis y media.

Mi hermana se quedó conmigo y a las ocho me quise ir a Neonatología a verlos. Estaban en Cuidados Intensivos porque necesitaban ayuda para respirar… Cuando los vi tan pequeños con tantos cables se me cayó el mundo encima…. Queria abrazarlos y no podía, sólo podía tocarlos por unos agujeros en las incubadoras, lo pasé muy mal… Seguía todavía con un poco de mareo por la anestesia pero me quedé allí.

Realmente no se quien fue a verme al hospital ni quien no fue porque me pasaba todo el tiempo en Neonatología. A los tres dias pasaron a Aaron a Cuidados Intermedios, ya había evolucionado y sólo tenia la sonda de la comida, pero Samuel seguía en Cuidados Intensivos… Esa separación, ese dolor, ese sentimiento de división… Si pasaba más tiempo con uno que con el otro me sentía mal, si no me salía mucha leche me sentía mal….

A los cuatro días pude coger a Aaron. Ya podía darle de comer poco a poco y ya podía cambiarlo y cogerlo, pero a la alegría de poder coger a Aaron tenía que sumar la tristeza de no poder coger a Samuel porque seguía con el oxígeno, no era capaz de respirar por si mismo todavía…..

A los siete dias me pasaron a Samuel a Cuidados Intermedios pero no podían ponerlo en la misma incubadora porque Aaron ya no tenia nada de oxígeno y Samuel lo necesitaba en la incubadora. La primera vez que pude cogerlo fue estupendo, maravilloso, lo mejor que me ha pasado en la vida. Esa sensación de tenerlos en brazos, de que hace poco estaban dentro y ahora los tenía sobre mí…

A los ocho días por fin me los pusieron juntos, cosa que era mas cómoda para mí y para mi salud emocional, porque estaba dividida. Así podía jugar con ellos, cogerlos, darles de comer… Desde la incubadora tomé la decision de que iba a enseñarles a comer uno antes que el otro para que no tuviese que depender de nadie.

Eran tan distintos, uno blanquito y rubio y el otro con la piel morena y el pelo negro… ¡Pero eran inmensamente guapos! No fallé ni un día, ni una toma, y el día 27 fuimos a registrarlos y a tramitar todos los papeles. Cuando volvimos al hospital me dieron la noticia de que nos íbamos a casa.

 

¡Por fin todos juntos en casa!

Mis padres seguían aquí y estaban esperándonos en casa. Ellos no los habian podido cogerles ni casi verles, sólo los vieron 15 minutos un día porque no dejaban visitas nada más que los fines de semana. Esa expresión en la cara de mis padres fue tan especial para mí… El momento de meterlos en sus moisés, ese momento de ponerles su cuna… Todo a partir de ese momento fueron emociones nuevas.

Lo llevé lo mejor que pude. Se que hay personas que se enfadaron conmigo, pero deberían entenderme. Ya avisé de que si los querían coger, ellos comían cada tres horas y que un cuarto de hora antes de las tomas estaban despiertos. Ese cuarto de hora era el momento ideal para cogerlos y la gente no me hacía caso. Querían llegar a la hora que fuese y despertarlos y no lo permití porque luego me quedaba yo sola con los dos.

El primer mes y medio tomaron bibi pero de mi leche, ya después se me fue sola, desapareció… Dormían en una cuna, pero sólo los tres primeros días porque se movían mucho y se pegaban. Han sido niños de muy mal dormir… Incluso a día de hoy siguen durmiendo mal, pero poco a poco vamos consiguiendo dormir las noches enteras.

A la hora de comer son muy comilones, no perdonan una, y comen de todo. Son unos niños super activos e incluso estan más grandes que los niños de su edad. Ahora parece que han parado un poco de crecer pero con 18 meses pesan 13 kg y miden 84 y 85 cm. Tengo dos hombretones en mi casa.

Por cierto, no lo he dicho pero el parto fue vaginal, con sólo cinco puntos por fuera, y mi segundo niño de nalgas.

La vida me ha cambiado por completo pero me ha cambiado a mejor. Yo me he acostumbrado a no depender de nadie, salgo y entro cuando quiero, y voy donde sea con mis mellizos. Se que hay veces que seguro que pareceré una madre sobreprotectora pero, por ejemplo, no voy a dejar que les fumen al lado.

Gracias por estar ahí, nunca me había atrevido a escribiros, pero aquí os dejo un pedacito de mi historia y la de mis niños. Y aunque parezca difícil es una doble bendición.

Verónica, madre de mellizos de 19 meses

 

También te puede interesar

Depresión en el embarazo gemelar

Depresión en el embarazo gemelar

"Hola mi nombre es Elisa y quisiera compartir mi historia de depresión en el embarazo gemelar. Mi embarazo fue espectacular, nunca tuve problemas ni amenazas de aborto ni diabetes, todo fue...Seguir leyendo →
Embarazo monocorial monoamniótico con final feliz: ¡Bendita locura!

Embarazo monocorial monoamniótico con final feliz: ¡Bendita locura!

"Llevo tiempo pensando en escribiros y contaros mi experiencia. Pero resulta, que casi no tengo tiempo ni para coger aire con mis dos gemelas “mono-mono”. Mi historia empieza a primero de...Seguir leyendo →
Un postparto de mellizas lleno de mala suerte

Un postparto de mellizas lleno de mala suerte

"Ahora que me he puesto a pensar en el parto de mis mellizas creo que tampoco fue tan mal la cosa. En realidad el parto fue normalito, lo peor fue...Seguir leyendo →
Y llegaron los mellizos...

Y llegaron los mellizos...

"Escribí hace unos meses cuando me dieron la noticia de que estaba embarazada de mellizos, asustada y llena de dudas. Hoy me gustaría compartir con vosotros el segundo capítulo de...Seguir leyendo →
Mi imperfecto embarazo de mellizos

Mi imperfecto embarazo de mellizos

"Mi embarazo de mellizos no ha sido tan bonito y perfecto como hubiera deseado. Me quedé embarazada por tratamiento ICSI+ DGP+ columnas de anexina en la clínica CREA de Valencia. En...Seguir leyendo →
Mis mellizas prematuras luchadoras

Mis mellizas prematuras luchadoras

"Me llamo Yensi y quiero contar las historia de mis mellizas prematuras. Mi embarazo desde el comienzo fue complicado, al tener que dejar mi trabajo al enterarme que eran gemelos a...Seguir leyendo →
Esperando mi segundo par de mellizos

Esperando mi segundo par de mellizos

"Mi nombre es Magali, escribo desde Argentina, y soy madre de una niña de 6 años y de mellizos de dos años. Fui madre por primera vez de una niña hermosa,...Seguir leyendo →
En la UCIN con mis gemelas prematuras

En la UCIN con mis gemelas prematuras

Sara, una joven mamá de gemelas, nos contaba hace unas semanas el principio de la historia de sus gemelas prematuras, incluyendo su dura experiencia durante el embarazo luchando contra el...Seguir leyendo →

Sobre la autora Autor invitado

El presente testimonio ha sido enviado por un autor invitado. Nos encanta recibir testimonios de padres múltiples y gemelos, mellizos o trillizos adultos. Vuestras experiencias enriquecen muchísimo esta comunidad. ¡Envíanos el tuyo a somosmultiples@gmail.com!

Comentarios (10)

Trackback URL | Feed RSS para los comentarios

  1. jeje, a mi me paso algo muy parecido, por una muy grave endometriosis, que todavia padezco, desde adolescente me dijeron seria sumamente dificil, sino que imposible sobre todo al pasar de los años, ya ven tuve mis gemelos a los 32 y los adoro.

  2. Uh que emocionantee historia que lindo a mi me falta poquito para conocer mis mellis”

  3. Mirna Marin dice:

    Tuve a mis gemelas a los 22 !

  4. Nuria Laya dice:

    Yo desde niña dije que a los 25 seria mama y por sorpresa quede y doblemente eso siii es lo unico que dije de pequeña y lo cumpli de mayor jejeje

  5. Dios mío!! Hemos vivido la misma historia y en la misma ciudad. Mis gemelas nacieron 10 días justo después de las tuyas. La única diferencia es q ellas no estuvieron ingresadas solo estuvo una en la incubadora las 4 primeras horas y yo sin conocerla. A día de hoy tienen 19meses y sigo dándoles el pecho a las dos.

  6. Sonia Ruiz dice:

    Me encanto leer tu historia, revivi muchas anécdotas que pase yo también con mis gemelos, y tienen casi la misma edadque los tuyos, sos una madrasa y no té pongas mal sí otros se ofenden cuándo pones límites con ellos, porqué los éstas protegiendo y es lo que hace una buena mamá…

  7. Nally Torres dice:

    yo a los 20 años tuve mis mellizos

  8. ianycolon dice:

    Yo me siento feliz cansada pero feliz porque estoy embarasada de mellizos a mis 37 y 2 dias y mi meta es llegar a las 39 a pesar de tener 2 cesareas anteriores de la primera tengo una nena preciosa de 6 anos y la segunda mi nene nacio muerto pero dios me vendijo al enviarme a mis mellos ya pesan aproximadamente 2.400 y 3.100 tengo una panza enorme pero todavia hago cosas en mi casa como lavar preparar a mi hija para el colegio y cocinar de la limpieza del hogar y las cosas fuerte se encarga mi esposo lo que me tiene nerviosa es los primeros dias despues del parto escucho consejos expliquenme por favor…

¿Y tú qué opinas?

Comparte esto con un amigo