La tienda en donde todo es doble, ¡Hasta los descuentos!

Gemelos, mellizos y entorno escolar: ¿Os sentís comprendidos?

¿Cuál es vuestra experiencia sobre los gemelos, mellizos y entorno escolar? No pocas veces los padres de gemelos, mellizos o más se topan con una falta de comprensión sobre el mundo de los múltiples en el entorno académico.

Os daré un ejemplo. Me escribe una madre de gemelos monozigóticos de 4 años, que van juntos a una clase. Ella y su marido tuvieron que librar bastantes batallas para conseguir que empezasen juntos, ya que la norma del colegio era separar a gemelos y mellizos. Lo consiguieron. Pero notan que la lucha no terminó con aquella victoria.

El otro día la maestra llama a la madre y le dice lo siguiente:

‘Mira, Juan no sabe ponerse aún sus zapatos. Le dije que lo intentara él solo, antes de ayudarle yo. Estuvo intentándolo, pero se puso a llorar y me pidió ayuda.

Le dije que se esperara un poco. No le pareció bien y protestaba enfadado y llorando. En ese momento acude su hermano, intenta ayudarle y al ver que tampoco puede, me dice que le tengo que ayudar.

Ahora tengo a los dos enfadados y medio llorando. Esto no pasaría si estuvieran separados.

Si a uno le ocurre algo, el otro enseguida viene en su ayuda. Me parece que para el desarrollo del ‘yo’ y para su propia autonomía, será mejor separarles de clase’.

¿Solidaridad o dependencia?

La madre me pide consejo sobre cómo responder a la maestra y cómo hacerle ver que en realidad no hay un conflicto, solo una situación que difiere de otros alumnos, nacidos de un parto sencillo.

A veces las necesidades de gemelos, mellizos y entorno escolar no coinciden

Este es el quid de la cuestión. La relación que tienen los gemelos y mellizos entre ellos es más fuerte y más íntima que la que existe entre hermanos de distintas edades. Es bueno que la madre explique esta diferencia a la maestra. La conducta que muestran estos gemelos, es muy característica de ellos.

La maestra puede aprovechar este rasgo como ejemplo para otros niños. Por ejemplo, el grado de colaboración, empatía y solidaridad entre los gemelos es más elevado que entre los alumnos no gemelos. Están acostumbrados a ello desde que están en el útero. Por tanto, en vez de ver estas diferencias como problemáticas, puede verlas como únicas y especiales.

[pullquote align=”left” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””]La estrecha relación entre gemelos puede ser percibida como algo negativo, en vez de positivo[/pullquote]

Hay algo más: A la maestra le resulta molesto que el otro hermano se entrometa. Es comprensible, más si tiene una clase con casi 30 alumnos que en realidad son demasiados.

Pero no se soluciona este problema separando a los gemelos (seguramente serían niños infelices que darían muchos más problemas de conducta, cada uno por separado).

Lo mejor que puede hacer la maestra es hacer ver al hermano gemelo que ella se ocupa de Juan y que él puede estar tranquilo, mandándole con mano firme y cariñosa a su sitio.

Y hay otra cosa: La maestra también se quejaba de que estos gemelos a la hora de elegir una actividad, siempre eligiesen lo mismo.

En su clase hay distintos rincones;  uno de construcción, otro de muñecas, otro de manualidades… etc. Cuando les toca elegir entre estas posibilidades, Juan y Pablo muchas veces se declinan por lo mismo.

Quieren estar todo el rato juntos, interpreta ella. Pero no es solo esto, sino influye algo más determinante: Juan y Pablo eligen las mismas actividades porque tienen preferencias muy similares. Les gustan las mismas cosas.

Está demostrado que los genes juegan un papel muy determinante en lo que nos gusta. Por tanto, no solo lo eligen por querer estar juntos, sino también –quizás sea un factor más poderoso- por sentirse atraídos por lo mismo.

[pullquote align=”right” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””]Muchas conductas de los gemelos tienen una base genética que hay que tener en cuenta[/pullquote]

Y la maestra, con tal de evitar que se junten, tiene tendencia a mandarles a rincones distintos. No está bien esa actitud. Es una discriminación.

Si todos los alumnos tienen permiso para elegir una actividad, a los gemelos les debe corresponder el mismo trato.

En este caso conviene explicarle a la maestra la influencia de los genes. Y sugerirle que en otros momentos ella puede hacer que estén en grupos distintos, por ejemplo colocándoles en mesas diferentes, formar grupos de trabajo en los que no coincidan… etc.

Como padres de gemelos o más, os toca el papel de ir difundiendo vuestros conocimientos. Sed los abogados de vuestros hijos.

Los maestros y la sociedad en general no tienen conocimientos sobre el mundo gemelar. Y por ello cometen errores y les tratan de modo injusto.

[pullquote align=”left” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””]El desconocimiento del mundo de los gemelos y mellizos a veces genera injusticias[/pullquote]

Por ejemplo, un error bastante habitual: Marisa y Linda, 10 años, entregan un trabajo, hecho en casa, a su maestro.

Cuando lo tiene corregido, les llama a su mesa: les critica por haber hecho el trabajo juntas y no de modo individual, tal como era el encargo. Las niñas le miran con cara sorprendida. Sí, lo hicimos cada una por separada, le aseguran. Pero él, al ver los mismos errores ortográficos y un dibujo casi idéntico, supuso que lo hicieran juntas. Nada más lejos de la realidad.

Es otro tema que los profesores deben tener en cuenta.

Estos son solo tres ejemplos de los conflictos que pueden darse entre gemelos, mellizos y entorno escolar. Seguro que la lista es más larga. Os animo a escribirnos con vuestras experiencias.

Y así algún día escribiré un decálogo con ideas para que la sociedad (colegio, amigos, familiares, vecinos, etc.) entienda mejor el mundo de los gemelos.

 


Si te ha gustado este artículo te encantará leerEl Gran Libro de los Gemelos“. Escrito por la misma autora, y lleno de consejos prácticos para criar a tus multipeques, es fruto de más dos décadas de investigación, y es el libro más completo sobre la crianza de múltiples ya que abarca desde el embarazo hasta la edad adulta.

 

Si te gusta lo que has leído, ¡Comparte!

Sobre la autora Coks Feenstra

Coks Feenstra, psicologa infantil, lleva desde el año 1995 investigando el mundo de los múltiples. En 1999 publicó el Gran Libro de los Gemelos. También colabora otras publicaciones como Psychologies o Crecer Feliz. Más info en la sección Autores.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS para los comentarios

  1. Sara Carrillo Glez dice:

    Sobre el caso de la mujer yo prefiero q los niños crezcan juntos no separados porque si crecen separados no se van a acostumbrar a estar juntos y nunca lo estarán y lo bonito de tener mellizos o gemelos es que estén juntos siempre

¿Y tú qué opinas?

Comparte esto con un amigo